Archivo de la categoría: Adolescentes

Anna Frank y la heroína adolescente contemporánea

Al margen de la polémica sobre la autenticidad o no del Diario de Anna Frank, suscitada sobre todo por los muchos datos de índole política y a las reflexiones profundamente filosóficas que contiene, “inauditas” para una niña de 12 años, Anna Frank nos legó el relato de la persecución nazi y una muestra de cómo la vivieron miles de niños y jóvenes. La pequeña escritora narra entre las líneas de los acontecimientos cotidianos en su encierro, en un escondite camuflado tras los muros de la fábrica en la que trabajaba su padre.

Anne_Frank_House_Model

Si, como algunos sugieren, el texto ha sido manipulado, ampliado o decorado posteriormente, sigue conteniendo el espíritu de una adolescente dotada para la literatura, que escribe por pura evasión. Nos transmite la angustia, el miedo, el horror y la impotencia que sufrieron, pero también refleja en su libro la fuerte personalidad que tuvo, y que la mantuvo a salvo por bastante tiempo en medio de las terribles circunstancias que le tocó vivir. Este año 2014 hubiera cumplido 85 años y posiblemente, en mi opinión, sería una de las mejores escritoras vivas. Según algunas fuentes, su Diario es el libro más leído en el mundo después de la Biblia.

La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores
La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores

En su biografía1 se nos describe como una chica “reservada, estudiosa, bien educada” y aficionada a las matemáticas. Extrovertida y curiosa, en su libro nos describe los castigos que su profesor, Mr. Keptor, le imponía por ser muy habladora, y que consistían en escribir redacciones. Por supuesto, para Anna esto no suponía un castigo, porque le encantaba escribir y era su pasatiempo favorito; al contrario, eran retos con los que intentaba explicarle a su profesor los motivos por los que hablaba tanto, y, en ocasiones, lograba convencerle. Esta asertividad, el no aceptar las reglas porque sí, sino cuestionarlas, la perseverancia para conseguir lo que quería, y justificar sus respuestas argumentando racionalmente y con gracia y sentido del humor en muchas ocasiones, el aprovechar las dificultades aparentes y convertirlas en oportunidades… características todas del modelo de heroína adolescente. Si la Anna de 12 años hubiera vivido hoy, tendría un blog y sería Malala Yousafzai, quien ha dicho «Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo»

Malala
Malala
Ana
Ana
Katniss
Katniss

Si Anna fuera un personaje de ficción contemporáneo, sería Katniss Everdeen. En vez de ser buena escribiendo, tendría habilidad con el arco y las flechas y conocería técnicas de supervivencia silvestre.

El prototipo de héroe adolescente es el de un individuo automotivado, independiente y autónomo con una gran responsabilidad social. Cuando se trata de heroínas adolescentes, nos enamoramos también de su capacidad para hacerse cargo de grupos más débiles, de su familia, de colectivos en riesgo (los perseguidos por los nazis, las niñas secuestradas en las escuelas de Nigeria, los habitantes del Distrito 12). Su amor por la vida, su gran autoestima y su carácter valiente y decidido les ayudan a enfrentarse a las duras circunstancias de su vida, convertidas normalmente en un objetivo político (odiadas por los nazis, por los talibanes, por los capitolinos). Tienen lo mejor de las niñas y lo mejor de las mujeres, y se mueven entre la inocencia y el instinto maternal.

Montessori en Secundaria y los Beckham

Las actividades de la pedagogía Montessori son bien conocidas en los más pequeños, especialmente en la etapa 0-3 y en la 3-6. Para Primaria ya la información empieza a flaquear, supongo que porque en nuestro sistema “educativo” la escolarización es obligatoria a los 6 años y es difícil encontrar instituciones que apliquen currículos distintos al oficial a partir de esa etapa.

Después de los ambientes preparados, la mente absorbente y del “ayúdame a hacerlo yo solo” de los pequeños, en Primaria pasamos al “ayúdame a pensar por mí mismo“, con una imaginación desbordante, y una necesidad insaciable de nuevos conocimientos, y de comprensión de los valores y la moralidad. Es el “embrión social“.

Montessori School
Montessori School

¿Y qué pasa en la Secundaria? Ese extraño ser de 12 a 16 años, ¿qué necesidades tiene? Un adolescente “ideal” dispone de una gran cantidad de energía, es pensativo y crítico, tiene interés en la justicia y la moralidad y es consciente desde el punto de vista social. Es un humanista intenso.

Necesita, para quemar esa energía, un trabajo coherente y retador, una conexión íntima con la tierra, oportunidades para expresar su personalidad y conectar con la comunidad. Experimentar el liderazgo, el servicio y la paz. Practicar la independencia económica y la sensación de poder cambiar las cosas que no le gustan. Podría resumirse como “ayúdame a afrontarlo yo solo“.

Según los indicios científicos, la última región en madurar del cerebro en esta etapa es la corteza prefrontal (que controla las funciones ejecutivas y elevadas de razonamiento) y el sistema límbico (que regula las emociones). Peter Lorain publicó en la revista de la National Education Association norteamericana, Brain Development in Young Adolescents. Según él, se puede mejorar el aprendizaje del cerebro adolescente con estas recomendaciones:

– Presentar cantidades limitadas de nueva información para ajustar la memoria a corto plazo. El primer periodo de lecciones de Montessori es de 20 minutos, en pequeño grupo y diseñadas para ese grupo en particular.

– Dar oportunidad para relacionar los nuevos conocimientos adquiridos con información previa, para procesarla y reforzarla. El segundo período de una lección de tres períodos Montessori anima a los estudiantes a explorar, hablar y profundizar en su aprendizaje mediante el trabajo concreto.

– Proporcionar lecciones variadas, con mucha participación y actividades prácticas.  (Crear proyectos, usar el arte, la música y los recursos audiovisuales, traer invitados al aula,e tc.). Para Montessori las unidades temáticas deben estar integradas.

– Diseñar actividades que requieran de la solución de problemas y del pensamiento crítico. La Dra. Montessori llamaba a esto “trabajo práctico“.

Activity-based learning in India
Activity-based learning in India

El aula de Secundaria debe ser una zona activa, práctica, estimulante, en la que las personas hablan y comparten y está previsto un nivel de movimiento y flexibilidad. Se emplean métodos muy variados para introducir, modelar y reforzar el aprendizaje. Organizadores gráficos, y tablas de gestión de proyectos para ver la evolución de un problema, con colorines, fichas individuales con distribución de tareas y seguimientos,etc. Una de las mejores actividades es la realización de un libro de texto hecho por el propio alumno, con sus investigaciones sobre cada tema, tipo cuaderno de campo, que pueda compartir con el resto.

Cuaderno de campo
Libro de texto cuaderno de campo

 

Aunque no se reconoce habitualmente, el método pedagógico del Aprendizaje por Proyectos está basado descaradamente en las actividades integradoras de la Dra. Montessori. Por ejemplo, propuso como actividad integradora que los adolescentes trabajaran en una especie de hostal, para adquirir todas las habilidades necesarias para desenvolverse en la vida. Todo lo contrario al sistema actual y per secula seculorum de asignaturas.

En el colegio Knysna Montessori de Sudáfrica, en Secundaria, crean pequeños negocios (jardinería, criadero de pollos, lavadero de coches, la revista del colegio, limpieza y mantenimiento…) y abren procesos de selección para los mismos, dentro de la escuela. Además del trabajo que implica cada negocio, deben llevar la contabilidad, hacer publicidad y marketing, vender y comprar, manejar los recursos humanos, etc. No sé por qué se extraña tanto la gente de que los Beckham hayan puesto a su retoño a trabajar en un bar, estoy segura de que es parte de su formación Montessori. Es el comienzo de la frase que resume el siguiente periodo de educación a partir de los 16 años: “ayúdame a mantenerme yo solo“.

Cómo no dar una clase de economía, ¿alguien?, ¿nadie?

El vudú económico, es el tema sobre el que hablaba el profesor de economía en la secuencia de Todo en un día que me vino a la memoria el otro día durante una conversación. En ella, el genial actor que encarna al profesor matraca va recitando una lección (sobre un tema que en realidad es muy interesante, incluyendo la curva de Laffer), y de vez en cuando hace pausas y pregunta: “¿Alguien, nadie?”, y da unas pistas ridículas. Entonces se nos muestran las caras de estupor, sopor y odio de los alumnos. Parece que piensan su propia versión de la expresión “vudú económico”.

Vale, esa es la forma en la que no se debe dar una clase de economía en un instituto. Ni siquiera se debería hacer así en la Universidad. Ni por supuesto en las escuelas de negocios, ni en las empresas.

¿Cómo deberían ser esas clases?

Si nos basamos en las 6 C de la Nueva Educación del Siglo XXI, deberían fomentar:

– Pensamiento Crítico

– Trabajo Colaborativo

Comunicación Clara

– Amor por la Cultura

– Desarrollo de la Creatividad

– Uso de la Conectividad

Vudu Económico
Vudu económico

Es decir, para hacer medio decente la clase que estaba dando este profesor matraca, deberíamos por ejemplo:

1. Proponer a grupos de alumnos que se reúnan y busquen información sobre la Curva de Laffer y el vudú económico.

2. Exponer una aplicación de la Curva de Laffer a un hecho histórico o cualquier otro fenómeno ante sus compañeros.

3. Idear maneras en las que los principios del vudú económico podrían haber tenido éxito ante un determinado problema (por ejemplo, crisis de la burbuja inmobiliaria), analizando y proponiendo soluciones relacionadas, y elaborando finalmente un informe que deberán publicar en la web de clase.

Sospecho que con todo esto Ferris Bueller seguiría buscando excusas para pirarse las clases, pero habría más posibilidades de que se cruzara con sus compañeros por la calle y que éstos estuvieran aprendiendo más cosas que él.

5 formas de gastar menos… y seguir comprando lo que quieres

Estas son cinco sugerencias para adolescentes, para que aprendan a estirar el dinero que tienen, para que tengan suficiente cuando lo necesiten, para que sepan cuánto tienen y lo que realmente necesitan/desean comprar, y en definitiva para que consigan sus objetivos recortando en sus gastos. La forma de “venderles” estas ideas es haciendo hincapié en que deben practicar una administración inteligente del dinero porque no solo son inteligentes, sino que también merecen parecerlo, y que serán mucho más felices siendo responsables y creativos con el dinero.

Ratas de Skinner
Ratas de Skinner

1. Practica el auto-control. Lo sabes, los anuncios te incitan, tus amigos te empujan y en general el ambiente te educa para comprar cosas; las rebajas y las ofertas son una gran tentación. Así que lo mejor es que cuando vayas de compras:

– Te hagas una lista de la compra con lo que realmente necesitas (y luego no te salgas de ella!). ¿Sabes lo que es la venta cruzada, esa estrategia de marketing que aprovecha que estás comprando fresas, y te coloca al lado la nata montada, que te llevas sin mirar siquiera el precio o la marca?

– Antes de ir a comprar, fíjate un límite de gasto (5 o 10 euros por ejemplo) para “compras impulsivas“, es decir, cosas que no tenías previsto comprar pero que te han llamado la atención (ah, esa nata montada). Si encuentras algo que pasa de este límite, espera un par de horas o unos días y vuelve después.

– Lleva un máximo de dinero contigo. Cuanto menos lleves, menos gastas y si pierdes la cartera, pues menos pierdes.

2. Investiga antes de comprar. Sobre todo si es algo caro. En la era de las redes sociales puedes enterarte rápido de la opinión que tiene la gente sobre el producto que quieres comprar, y comparar los precios de este producto en distintas tiendas. Lee opiniones en foros y en revistas especializadas por Internet. Pregunta a expertos que conozcas sobre el tema (por ejemplo, si tienes un tío que sabe mucho de música, o de consolas). Considera la posibilidad de encontrar otro producto similar, pero más barato. Busca compras colectivas del producto, en páginas como Iqqual, o en la web de OCU en la que han organizado una compra colectiva de telefonía móvil. Todo esto se conoce como “Compra comparativa” y puede ahorrar muchísimo dinero y conseguir cosas de mayor calidad. Y si tienes claro lo que quieres comprar, puedes buscar cupones o descuentos.

Cupón de CocaCola del siglo XIX
Cupón de CocaCola del siglo XIX

3. Lleva una contabilidad de gastos. Esto parece poco divertido en un principio, pero te va a ayudar a controlar mucho los gastos, a planificarte y a no salirte de tu presupuesto. Puedes usar una libretita o mejor, el móvil, donde vas apuntando todos los gastos que vas haciendo. Al final de la semana puedes comprobar en qué se te va el dinero, quizá descubrirás que compras más refrescos de los que te imaginabas, y que con el dinero que gastas en eso te podrías comprar un móvil nuevo en tres meses.

4. Piensa en comprar cosas de segunda mano, y en alquilar en vez de comprar cosas nuevas. Reutilizar los recursos es genial: por ejemplo, sacar libros y multimedia de la biblioteca en lugar de comprarlos. Hay tiendas de segunda mano para adquirir todo tipo de cosas, y multitud de foros donde otras personas ofrecen las cosas que ya no quieren, y que en muchos casos están prácticamente nuevas (debido a las distintas estrategias de marketing que no han sabido evitar). Incluso puedes “trocar” tus cosas, por ejemplo videojuegos, con amigos, en clubs del colegio o en sitios especializados.

Pre-Loved Boutique
Pre-Loved Boutique

5. Cuida las cosas. Esta es muy obvia. Reemplazar las cosas sale caro; si se te rompen, se te pierden, o no las mantienes adecuadamente, tendrás que volverlas a comprar si las necesitas. Y aunque ya no las necesites, no podrás aprovecharlas ni reutilizarlas en buen estado (podrías revenderlas, obteniendo un ingreso, o dárselas a alguien que las necesite, realizando una buena acción).

Asignaturas del catapúm

Yo recuerdo cuando aprendí la palabra asignatura. Recuerdo el placer que me producía aprender estas palabras largas, exóticas, abstractas. También recuerdo cuando aprendí las palabras pretecnología y sustituto y mnemotecnia. Durante unos días las usaba constantemente.

Skoleskilt

Debe hacer más de treinta años que tomé conciencia de las asignaturas. No sé si fue en cuarto o en quinto de EGB cuando nos hicimos nuestro primer horario de clases, porque hasta entonces, el día iba pasando y aunque teníamos libros de diferentes áreas, yo al menos no era consciente del cambio de hora, sino que me parecía que íbamos haciendo actividades distintas durante un largo rato. Creo que nuestra última profesora que aplicaba esta especie de continuum fue aquella Maritó de tercero, gracias donde quiera que estés.

Bueno, el caso es que recuerdo haber aprendido esta palabra como una palabra difícil, sofisticada y que te hacía mayor, porque ya teníamos asignaturas. Lengua, naturales, sociales, matemáticas, inglés, se repartían por nuestro horario, que copié unas cien veces con variedad de colorines, haciendo las líneas con mi pequeña regla, decorando con flores de rotulador y tipografías (pero entonces yo no sabía esta otra palabra sofisticada y que te hacía aún mayor, así que las llamaba formas de letras). En todas las libretas me hacía una copia, y nos preguntábamos unos a otros qué asignatura vendría a continuación.

los del año catapum
los del año catapum

El caso es que hace más de treinta años de esto y ¡aún mi hija de siete años sigue teniendo las mismas asignaturas que tenía yo! He recordado mis horarios con floripondios cuando he visto los suyos, porque son iguales. ¿Cómo es posible? Es decir, está bien que los coches no vuelen y que no convivamos con robots antropoides como yo me imaginaba de pequeña, pero, que sigamos con el mismo plan de estudios me parece el colmo de la estafa. Y no por el tópico de que la vida ha cambiado, que es verdad, o que los contenidos han evolucionado, también verdad. ¿No nos hemos dado cuenta de que hay una serie de habilidades y recursos que los niños deberían adquirir en la escuela? Materias para mejorar la calidad de vida, preparar para el mundo real, quizá incluso en algunas situaciones pueden significar la supervivencia.

Por ejemplo:

– Defensa personal

– Nutrición

– Primeros auxilios

– Educación financiera (superobvio)

– Oratoria y retórica

– Meditación

En el método Montessori existen cinco grandes áreas de aprendizaje: Sensorial, Vida Práctica, Lenguaje, Matemáticas y Cultura General (o Cósmica); más que nada por tener los ambientes preparados y el material organizado en el aula, y luego dentro de cada área se van adaptando los contenidos al contexto del alumno. No digo que sea un sistema perfecto, porque precisamente una de las críticas que le podemos hacer es que no ha evolucionado en un siglo que ha cumplido, pero sigue siendo más actual que el sistema oficial, y tiene mucha más lógica porque no encajona los conocimientos en asignaturas, ni establece un orden o número de horas determinado a cada una.

¿Será verdad que tienen que venir a salvarnos desde el futuro?


Que no sea Kang por favor