Archivo de la categoría: Psicología del dinero

Montessori y las Teorías X e Y

 Douglas McGregor, una de las figuras más influyentes de la gestión de recursos humanos, formuló en su obra El lado humano de las organizaciones (1960) dos teorías de administración (teoría X y teoría Y) que tienen implicaciones significativas sobre la manera como se maneja la organización y cómo responden los miembros de la misma a los estilos. De forma esquemática:

  • Teoría X: A los seres humanos  por término medio no les gusta trabajar y corresponde a la Dirección motivarlos o forzarlos a ello.

  • Teoría Y: El trabajo es natural y agradable para el ser humano, especialmente si puede usar sus talentos, como la imaginación y la creatividad en él.

Trasladado al ámbito educativo, cada una de esas teorías se constituyen en la creencia personal del profesor sobre la naturaleza humana, en especial la infantil. El partidario de la teoría X gestionará por medio de amenazas, promesas, premios y castigos. Por el contrario, el partidario de la teoría Y esperará que el niño trabaje de forma espontánea, alegre y usando sus capacidades.

Ambiente de trabajo infantil
Ambiente de trabajo infantil

El enfoque suavizado de la administración empresarial de la teoría Y puede verse corroborado en el ámbito pedagógico, en el funcionamiento de un ambiente preparado como el de Casa dei Bambini, en la observación de los niños pequeños, que desde bebés intentan hacer las cosas por sí mismos, incluso contra los adultos que no los dejan. La teoría Y se ve reflejada en las siguientes citas de María Montessori, de unos 60 años antes:

“Toda la vida del niño es un proceso hacia la perfección, hacia una mayor plenitud. Basta esta observación para deducir que el niño puede encontrar alegría en el cumplimiento de una función de desarrollo y perfección. El tipo de vida del niño es una vida en la que el trabajo, el cumplimiento del propio deber, producen alegría y felicidad, mientras que para el adulto el trabajo generalmente representa una función más bien penosa. [La mente absorbente del niño, capítulo Una nueva orientación].

Un poco antes, en el capítulo de ese mismo libro dedicado a La Educación para la vida, traslada la idea marxista del obrero al campo del niño, afirmando que “el niño es un obrero y la finalidad de su trabajo es producir al hombre“. El trabajo del niño entonces, es un trabajo de autoperfeccionamiento para construir al hombre, no es un trabajo productivo en sí. Por tanto, la recompensa es interna, y no externa. La fuerza vital que guía de forma activa al niño hacia su propia evolución, llamada por Percy Nunn HORME, podría dejar su huella en el adulto desarrollado que disfruta de su capacidad para crecer, que la cultiva y utiliza para su propio bien y también para el bien de la organización a la que sirva. Entonces, el adulto construido con éxito por el niño, conserva el amor por el trabajo al que le debe la existencia.

X, Y, Cromosomas
X, Y, Cromosomas

La teoría Y nos dice que las personas practicarán la autodirección y el control de sí mismas en vista de los objetivos que acepten, y la principal razón por la que un adulto acepta unos objetivos es por autorrealización. La libertad para usar el ingenio y la creatividad propias para la consecución de unos fines aleja la evitación de la responsabilidad, la falta de ambición y la importancia concedida a la seguridad, que según la teoría montessoriana, no son inherentes a la naturaleza humana. Serían producto de las (malas) experiencias vividas a lo largo del desarrollo,  en realidad, las experiencias cuando hemos sido dirigidos desde los presupuestos de la teoría X.

Entrarían dentro de la teoría X aplicada al sistema educativo: el sistema de evaluación y calificaciones, el microcontrol de las tareas (por ejemplo, los deberes), los horarios fijos y el encuadre del conocimiento en asignaturas predefinidas. Todos los mecanismos, en fin, que presuponen que los niños son pasivos y se resisten a los fines educativos, carecen de iniciativa y se oponen al cambio, y por tanto, deben ser persuadidos,  recompensados o castigados, según el caso.

La horripilante conclusión es que los adultos a los que de verdad no les gusta el trabajo, no es que nacieran cansados, es que son productos incompletos o fallidos de un niño que no logró terminar su trabajo, debido a los obstáculos que la educación oficial, basada en la teoría X mcgregoriana, le ha presentado.

5 formas de gastar menos… y seguir comprando lo que quieres

Estas son cinco sugerencias para adolescentes, para que aprendan a estirar el dinero que tienen, para que tengan suficiente cuando lo necesiten, para que sepan cuánto tienen y lo que realmente necesitan/desean comprar, y en definitiva para que consigan sus objetivos recortando en sus gastos. La forma de “venderles” estas ideas es haciendo hincapié en que deben practicar una administración inteligente del dinero porque no solo son inteligentes, sino que también merecen parecerlo, y que serán mucho más felices siendo responsables y creativos con el dinero.

Ratas de Skinner
Ratas de Skinner

1. Practica el auto-control. Lo sabes, los anuncios te incitan, tus amigos te empujan y en general el ambiente te educa para comprar cosas; las rebajas y las ofertas son una gran tentación. Así que lo mejor es que cuando vayas de compras:

– Te hagas una lista de la compra con lo que realmente necesitas (y luego no te salgas de ella!). ¿Sabes lo que es la venta cruzada, esa estrategia de marketing que aprovecha que estás comprando fresas, y te coloca al lado la nata montada, que te llevas sin mirar siquiera el precio o la marca?

– Antes de ir a comprar, fíjate un límite de gasto (5 o 10 euros por ejemplo) para “compras impulsivas“, es decir, cosas que no tenías previsto comprar pero que te han llamado la atención (ah, esa nata montada). Si encuentras algo que pasa de este límite, espera un par de horas o unos días y vuelve después.

– Lleva un máximo de dinero contigo. Cuanto menos lleves, menos gastas y si pierdes la cartera, pues menos pierdes.

2. Investiga antes de comprar. Sobre todo si es algo caro. En la era de las redes sociales puedes enterarte rápido de la opinión que tiene la gente sobre el producto que quieres comprar, y comparar los precios de este producto en distintas tiendas. Lee opiniones en foros y en revistas especializadas por Internet. Pregunta a expertos que conozcas sobre el tema (por ejemplo, si tienes un tío que sabe mucho de música, o de consolas). Considera la posibilidad de encontrar otro producto similar, pero más barato. Busca compras colectivas del producto, en páginas como Iqqual, o en la web de OCU en la que han organizado una compra colectiva de telefonía móvil. Todo esto se conoce como “Compra comparativa” y puede ahorrar muchísimo dinero y conseguir cosas de mayor calidad. Y si tienes claro lo que quieres comprar, puedes buscar cupones o descuentos.

Cupón de CocaCola del siglo XIX
Cupón de CocaCola del siglo XIX

3. Lleva una contabilidad de gastos. Esto parece poco divertido en un principio, pero te va a ayudar a controlar mucho los gastos, a planificarte y a no salirte de tu presupuesto. Puedes usar una libretita o mejor, el móvil, donde vas apuntando todos los gastos que vas haciendo. Al final de la semana puedes comprobar en qué se te va el dinero, quizá descubrirás que compras más refrescos de los que te imaginabas, y que con el dinero que gastas en eso te podrías comprar un móvil nuevo en tres meses.

4. Piensa en comprar cosas de segunda mano, y en alquilar en vez de comprar cosas nuevas. Reutilizar los recursos es genial: por ejemplo, sacar libros y multimedia de la biblioteca en lugar de comprarlos. Hay tiendas de segunda mano para adquirir todo tipo de cosas, y multitud de foros donde otras personas ofrecen las cosas que ya no quieren, y que en muchos casos están prácticamente nuevas (debido a las distintas estrategias de marketing que no han sabido evitar). Incluso puedes “trocar” tus cosas, por ejemplo videojuegos, con amigos, en clubs del colegio o en sitios especializados.

Pre-Loved Boutique
Pre-Loved Boutique

5. Cuida las cosas. Esta es muy obvia. Reemplazar las cosas sale caro; si se te rompen, se te pierden, o no las mantienes adecuadamente, tendrás que volverlas a comprar si las necesitas. Y aunque ya no las necesites, no podrás aprovecharlas ni reutilizarlas en buen estado (podrías revenderlas, obteniendo un ingreso, o dárselas a alguien que las necesite, realizando una buena acción).

Los poderes del dinero (II)

¿Qué harías si el dinero no importara?

Alan Watts Ver vídeo “Si el dinero no importara”. En este vídeo Alan Watts nos recuerda que no merece la pena vender nuestro tiempo a cualquier precio, y que si nos dedicamos a lo que realmente nos gusta, tenemos probabilidades de hacernos expertos en ello y que nos dé de comer.

Llegados a este punto deberíamos repasar las 4 cosas que podemos hacer con el dinero. De forma rápida, ahorrar estableciendo objetivos, gastarlo distinguiendo necesidades de deseos, darlo permitiendo que circule la riqueza, e invertirlo haciendo que trabaje para nosotros.

Para empezar a unir los puntos, vamos primero a permitirnos que el dinero llegue a nuestras vidas. Recordemos el concepto de Cultura de Prosperidad. Tenemos que anotar en nuestro folio las respuestas a las siguientes preguntas, de forma espontánea, no más de dos minutos de tiempo:

– ¿En qué te GUSTA gastar el dinero?
– ¿Dónde y cómo ERES generoso?
– ¿Qué CONSIDERAS lujoso?
-¿Cuánto CREES que mereces ganar?

La noción de Objetivos de Gasto nos permite establecer prioridades en las formas de usar el dinero, guiando nuestras decisiones. Para establecer estos objetivos de gasto, debemos preguntarnos para qué necesitamos el dinero (básicamente, dividir entre cosas o experiencias), visualizando nuestra VIDA DESEADA.

La vida deseada no es fácil de visualizar, requiere una gran introspección y quitar mucho ruido ambiental. Es difícil obviar la educación consumista que hemos recibido. Vida deseada es aquello que recuerdas que querías ser de mayor, tu ideal o modelo que siempre has ambicionado, algo que te motive realmente desde el interior y no como imposición oculta del entorno.

Puede tratarse de tener la mejor imagen del mundo, ser campeón de fitness, formar una gran familia, tumbarte a la bartola en las Bahamas, ser juez o descubrir la vacuna del Sida. Merece la pena dedicarse un tiempo para pensar sobre esto.

científico
científico

Bueno, pues ahora viene lo mejor, porque lo que descubras que es tu vida deseada está directamente relacionado con tus talentos, como nos dice Alan Watts. Esos talentos que a menudo te han destacado las personas que te quieren (y que envidian los que no te quieren): eres bueno haciendo números, escuchando a los demás, eres tecnoadicto, te llevas bien con los niños, eres un deportista recalcitrante, o sacas mucho partido a tu imagen personal. Hay dos tipos de talentos, innatos o aprendidos, pero ambos se pueden desarrollar. Y los deberíamos explotar para que nos dirijan a nuestra vida deseada.

Para nuestro modelo de riqueza mental a pesar de la pobreza temporal, Steve Jobs, la única forma de hacer bien un trabajo es amando lo que haces, por lo que es una obligación si queremos ser excelentes, buscar aquello que amamos hacer. Muchos siglos antes, Confucio dijo: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día en tu vida entera.”

Y ambos descubrimientos, la vida deseada y los talentos personales, tienen que ver con cómo te quieres sentir. Es decir, ya no estamos hablando de finanzas en el sentido de términos económicos como beneficios, impuestos, inversiones, bolsa… sino que el dinero es entonces

– UN RECURSO QUE PODEMOS USAR
– UNA HERRAMIENTA PARA LOGRAR NUESTROS FINES
– UNA ENERGÍA QUE DEBEMOS CANALIZAR
– UN ESTADO DE ÁNIMO / UNA EMOCIÓN
– EL MEDIO DE CONSEGUIR LO QUE QUIERES

El dinero es un vehículo
El dinero es un vehículo

Sí, sí, pero, ¿vaya lío, no? Menudo follón, hemos mezclado conceptos de todo tipo, ¿vamos a empezar ya a unir los puntos? Venga va, ¿por dónde empezamos?

Sugiero el siguiente menú (diario):

  1. Cultivar nuestra Cultura de Prosperidad
  2. Visualizar la vida deseada
  3. Identificar Talentos y Fortalezas
  4. Invertir en Formación y por supuesto en Educación Financiera

Cada cual extraerá su propia conclusión, pero me gustaría para finalizar que ahora, como hemos hecho al principio, nos preguntemos qué poderes tiene el dinero. Para mi, el dinero por sí mismo no tiene ningún poder, sino que somos las personas las que tenemos poderes y, si queremos, superpoderes.

Superhéroes
Superhéroes

 

 

El inversor inteligente

La semana pasada Warren Buffett envió su carta anual a los accionistas de su Berkshire Hathaway Inc (BRK/A). En esa carta, además de la habitual sabiduría práctica que transmite, Buffett afirma que la mejor inversión de su vida (aparte de sus dos matrimonios) fue el libro “El inversor inteligente” de Benjamin Graham.

buffett

Graham fue profesor de Buffett, y tuvo tal influencia sobre él que éste llamó a su hijo Howard Graham Buffett en su honor.

Algunas de las ideas que Graham desgrana en este libro giran en torno a “Mr. Market”, un personaje maniaco-depresivo que se debate entre el optimismo y el pesimismo extremo. El trabajo del inversor es adivinar, al margen del valor de una compañía, cuándo el mercado ofrece chollos y cuándo los precios son inasumibles.

Graham desarrolló un método para evaluar el precio de la acción y de los bonos, estableciendo lo que llamó el “valor intrínseco” de una acción. Los inversores deben calcular también un “margen de seguridad” por si los mercados o la economía caen.

Bloomberg da una lista de grandes inversores que rinden tributo a este libro de 1949. Por ejemplo William Miller, conocido por batir el SP500 15 años seguidos con su fondo Legg Mason Capital Management Value Trust (LMVTX), resume la obra en la siguiente frase: “Según Graham, debes comprar acciones como si  compraras verduras, no como si compraras perfume“. Para él, esta frase lo hizo todo real, emocional e intelectualmente.

Guadalajara-mercado

 

Howard Marks (presidente del Oaktree Capital Group) asegura que se trata de la primera vez que alguien habla de inversiones desde el punto de vista de la conducta (y sería por tanto la primera asunción de Behavioural Economics). Para él la lección más importante de Graham en esta obra es que hay que vender cuando la masa enloquece comprando y comprar cuando se desaniman y venden.

Para David Herro de Harris Associates LP (nombrado gestor internacional de la década en 2010  por Morningstar), el mejor consejo de Graham es establecer el valor de la acción y comprarla cuando tiene descuento, observando el estado de ánimo del mercado.

 

Philippine-stock-market-board

Aunque aplicase la determinación de valor con métodos algo desfasados (basándose excesivamente en los activos de la compañía y no tanto en el cash flow o en la calidad del producto) la visión de Graham de desmarcarse de la hipótesis del mercado eficiente (base de la especulación en bolsa) resulta sumamente actual. Él no ve la inversión en bolsa como una especulación, sino como un negocio al que se debe aplicar el sentido común. No nos interesa si el mercado es eficiente o no, solo nos interesa su humor.

También debemos a Graham el adagio: “Precio es lo que pagas, valor es lo que recibes”.

Benjamin_Graham

¿Qué narices es un coach financiero?

La mayoría de nosotros nunca ha recibido una educación financiera como tal, por supuesto no en el colegio, pero tampoco en el entorno familiar (¡nada de hablar de dinero en la mesa!). Casi todos hemos aprendido lo que sabemos a la vieja usanza, captando información de forma accidental y aprendiendo por ensayo y error (¡uf!).

Si tomamos por ejemplo la elección del plan de pensiones, normalmente dejaremos que elija por nosotros un empleado de banca o en el mejor de los casos, mirando la evolución de un fondo de pensiones y entrando en el que más rentabilidad haya obtenido hasta la fecha (pero ya sabemos el viejo proverbio chino, “rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras“). Tomar las decisiones así es, como poco, inconsciente y puede acarrear dificultades serias en el futuro.

Vigila tus metas

Se supone que un coach financiero nos debe ayudar a detectar estos errores que hemos cometido y orientarnos para alcanzar nuestras metas en la vida (ahí la parte de coaching) a través de nuestra relación con el dinero y nuestra situación financiera. Por tanto, además de coach debe ser experto en finanzas, y en educación financiera que deberá transmitir a su cliente.

Que sea solamente (“solamente”) experto en finanzas y en formación tampoco lo haría completo ya que debe vigilar en todo momento la alineación de todos los elementos de la vida con las auténticas metas personales.  Para ello tiene que realizar el proceso de coaching, establecer el plan de acción y guiarte de forma personal.

Las áreas en las que nos pueden ayudar van desde estrategias de inversión a la eliminación de deudas, pasando por creación de negocio y gestión del patrimonio. Puede ser genial para procesos financieros desfavorables, como bancarrotas, endeudamiento excesivo o desahucios. Pero en circunstancias “normales” como hipotecar la vivienda, comprar un coche a crédito, o elegir el colegio o la universidad para los hijos, también puede ser un gran aliado.

En realidad, todo coach debería ser coach financiero, y mostrarnos el camino teniendo en cuenta el dinero en nuestra vida. No como piedra angular, ni como fin, sino como energía y medio para alcanzar nuestros objetivos. Es decir, la entrada más bien debería titularse: ¿Qué narices es un coach no financiero? ¿O no?