Archivo de la categoría: Tecnología

El impacto de la tecnología en la Educación

El siguiente texto es un extracto de una entrevista a Noam Chomsky en la que habla de los objetivos de la Educación, y da una opinión sobre el tema de la tecnología. Comulga con el principio de no sustituir y usar con un marco de referencia crítico apropiado. Resumiría admitiendo cualquier tecnología que nos ayude a saber qué buscar, o sea, que sea una tecnología conectada.

Gummihammer_____________________________

Ha habido ciertamente un crecimiento muy sustancial en nuevas tecnologías: de comunicación, información (acceso e intercambio) o en la naturaleza de la cultura de la Sociedad. Pero debemos tener en cuenta que los cambios tecnológicos que están ocurriendo, a pesar de ser significativos, no tienen, ni de lejos, el mismo impacto que los avances tecnológicos de hace alrededor de un siglo. El cambio, si hablamos sólo de comunicación, de una máquina de escribir a una computadora o del teléfono al correo eléctronico es significativo, pero no se puede comparar con el cambio de barcos de vela al telégrafo: la reducción en eI tiempo de comunicación, por ejemplo entre Inglaterra y los Estados Unidos, fue extraordinaria comparada con los cambios que están ocurriendo ahora. Lo mismo ocurre con otros tipos de tecnología: algo tan sencillo como el agua corriente y el alcantarillado en las ciudades tuvo enormes consecuencias para la salud; mucho más que el descubrimiento de los antibióticos. Los cambios actuales son reales y significativos, pero debemos reconocer otros que ocurrieron y cuyos efectos fueron mucho más drásticos.

En cuanto a la tecnología en la educación, debe decirse que la tecnología es algo neutro. Es como un martillo: al martillo no le importa si lo usas para construir una casa o si un torturador lo usa para aplastarle el cráneo a alguien. El martillo puede hacer ambas cosas. Es lo mismo con la tecnología moderna. Por ejemplo: internet es extremadamente valiosa si se sabe lo que se está buscando; yo la uso todo el tiempo en mi investigación. Si se sabe lo que se está buscando, si se tiene una especie de marco de referencia, que nos dirige a temas particulares y nos permite dejar al margen muchos otros, entonces puede ser una herramienta muy valiosa. Por supuesto, uno debe estar siempre dispuesto a preguntarse si el marco de referencia es el correcto: tal vez algo que encontremos cuestionará la forma en que vemos las cosas. No se puede perseguir ningún tipo de investigación sin un marco de referencia relativamente claro que dirija la búsqueda y que ayude a seleccionar lo que es significativo y lo que no lo es, Io que hay de que dejar de lado, a lo que hay que darle seguimiento, lo que merece ser cuestionado o desarrollado.

No se puede esperar que alguien llegue a ser, por así decirlo, biólogo, nada más con darle acceso a la biblioteca de biología de la Universidad de Harvard y diciéndole: “léela”. Eso no le sirve de nada, y el acceso a internet es lo mismo: si no se sabe lo que se está buscando, si no se tiene idea de lo que es relevante, dispuestos a cuestionarse esta idea, si no se tiene eso, explorar en internet es sólo tomar al azar hechos no verificables que no significan nada.

thm_young_frankstein

Entonces, detrás de cualquier uso significativo de la tecnología contemporánea, como internet, sistemas de comunicación, gráficos o lo que sea, a menos que detrás de ese uso haya un aparato conceptual bien dirigido, bien construído, es poco probable que este resulte útil, y hasta podría ser dañino. Si se toma un hecho incierto aquí y otro allá y alguien los refuerza, terminamos con un panorama que tiene algunas bases objetivas, pero nada que ver con la realidad. Hay que saber cómo evaluar e interpretar para entender.

Volviendo a la biología, la persona que gana el premio Nobel no es la que lee más artículos y toma más notas; es la persona que sabe qué buscar. Cultivar esa capacidad para buscar lo que es significativo y estar siempre dispuesto a cuestionar si estamos en el camino correcto, de eso es de lo que debe tratar la educación, ya sea usando computadores e internet o lápiz, papel y libros.

Imaginación y fantasía en Montessori: el cerebro infantil y la realidad

Nos preguntan a menudo sobre el tema de la imaginación y la fantasía, algunas veces por desinformación o rumores sobre que en Montessori no se promueve el uso de la fantasía (sin añadir que esto es exclusivo del primer plano de desarrollo, hasta los 6 años). Como diría Richard Stallman, es confuso pero no es un error, y como todo en Montessori, existe un propósito con base científica que nos hará reflexionar también sobre si, como padres, estamos siendo rigurosos y coherentes en lo que hacemos. ¿Sabemos cómo funciona el cerebro de los niños? Una vez más nos debemos preguntar si lo que suplimos son sus necesidades o las nuestras, cuando se ha demostrado que los niños prefieren cuentos reales antes de los 5 o 6 años.

En 1919, María Montessori, al hablar ante la Child Study Society  (Sociedad de estudios infantiles) sobre el tema La imaginación de los niños a través de los cuentos de hadas expresó su opinión sobre los cuentos de hadas de forma muy simple: “La imaginación no es parte del problema, porque al contar cuentos de hadas, somos nosotros (los adultos) quienes imaginamos. El niño sólo escucha”.

La posición oficial de AMI (Association Montessori Internationale) sobre la cuestión está resumida en el discurso que la doctora Silvia Dubovoy ofreció en el XXV Congreso Internacional de AMI y que se conoce como “La Realidad: la más poderosa e integral llave al mundo“. Gran parte de este post se debe literalmente a ese genial discurso.

¿Qué es la realidad?

Es difícil definir la realidad y más difícil aún enfrentar las emociones del adulto cuando los montessorianos insistimos en que la televisión, la fantasía, los cuentos de hadas y las fábulas no deberían presentarse al niño antes de los cinco o seis años si queremos ayudarlo a que construya su personalidad en las mejores condiciones posibles.
Desde los filósofos griegos, siempre ha habido cierta preocupación en contarles historias fantásticas o falsas a niños pequeños. Por ejemplo, Platón insistía en que debemos evitar historias que puedan crear “la presencia de falsedad en el alma con respecto a la realidad. El hecho de ser engañado acerca de la veracidad de las cosas y por ende ignorar o estar equivocado y albergar en el alma una falsedad, es algo que nadie podría consentir.” (La República, Libro II). Platón creía que las historias que los niños escuchan en los primeros años de sus vidas tienen una  profunda influencia en ellos.

La realidad es lo que percibimos a través de nuestros sentidos, o lo que nuestro cerebro interpreta que es real de lo que capta a través de nuestras percepciones sensoriales.

Los sentidos ayudan a crear patrones que son enviados a la corteza, y son procesados por el mismo algoritmo cortical para crear un modelo del mundo. Por medio de estos patrones la corteza construye un modelo del mundo que se asemeja a lo real y luego, increíblemente, lo guarda en su memoria. [Hawkins, Jeff. On Intelligence. New York: Henry Holt, 2004.]

¿Cómo influye la realidad en el cerebro?

Nuestras experiencias no nos conectan simplemente con el mundo exterior; nos constituyen y son el mundo para nosotros; nos hacen parte del mismo. En La Mente Absorbente, María Montessori nos dice que las experiencias del medio forman el tejido mental durante el período embrionario de la psiquis. La absorción es una especie de química; las impresiones no entran en la mente simplemente, sino que la conforman. El sistema nervioso central, que consiste en el cerebro y la médula espinal, funciona en dos ámbitos: el mundo interno (lo que Montessori llamaría las potencialidades en la mente) y el mundo externo. La neurociencia actual valida constantemente estos supuestos, llegando a afirmar que nuestras percepciones modifican físicamente la estructura de nuestro cerebro.

Montessori llamó a este fenómeno adaptación y vio que era posible por la mente absorbente y los periodos sensibles. Sabemos que los niños, en ambientes apropiados y alimentados correctamente, son capaces de aprender aparentemente casi sin esfuerzo cualquiera de los miles de idiomas que se hablan – y ciertamente más de uno. Pueden aprender el lenguaje de señas, lenguaje escrito, lenguaje matemático, lenguaje musical, lenguaje de computación, y
especialmente el lenguaje corporal cuando leen los gestos y actitudes inconscientes de sus padres. También sabemos que todas las impresiones son absorbidas por la mente del niño para su propia construcción, y que por falta de conocimiento por parte de los adultos (especialmente los padres), muchas veces la mente joven es alimentada con imágenes equivocadas, con las actitudes equivocadas, creando así un obstáculo en su desarrollo normal.

Una educación basada en la realidad prepara al niño para percibir su entorno de manera precisa y exacta. Es esencial recalcar la importancia de la realidad como base de la educación. Una vez que el niño haya podido percibir la realidad, no tendrá problema en establecer las diferencias entre lo real y lo irreal.


Después de haber visto una tetera real y haber podido utilizarla, por ejemplo, no creerá en una tetera que hable. Después de haber manipulado directamente y de tener un buen entendimiento de los diferentes animales, el niño sabrá que el lobo no se comió a la abuela
de Caperucita Roja.  Cuando haya madurado lo suficiente, puede tener y disfrutar una selección de cuentos de hadas – que son, después de todo, un estilo literario que puede ser muy creativo – o puede ver programas por televisión sin dañar su cerebro.

Sí, es posible que haya buenos programas en la televisión y grandes cuentos de hadas o historias fantásticas con hermosas ilustraciones y gran calidad de papel, pero pueden ser introducidas después de que el niño haya tenido un buen contacto con la realidad, que generalmente es después de los 5 años, cuando la corteza cerebral está madura y pueden hacer distinciones entre situaciones reales e irreales. Es como si pensásemos que las películas de Bruce Lee son buenísimas, y se las pusiésemos a los niños sin pensar si esto es bueno para su desarrollo o no.

Montessori escribió en El Método Avanzado Montessori:

¿Cómo puede desarrollarse la imaginación de los niños a través de lo que es, contrariamente, el fruto de nuestra imaginación? Somos nosotros los que imaginamos, no ellos; ellos creen, no imaginan.
La credulidad es, ciertamente, una característica de una mente inmadura, la que carece de experiencia y conocimiento de la realidad y está todavía desprovista de esa inteligencia que distingue lo  verdadero de lo falso, lo bello de lo feo y lo posible de lo imposible. ¿Es entonces la credulidad lo que deseamos desarrollar en nuestros niños simplemente porque ellos demuestran ser crédulos a una edad cuando son naturalmente ignorantes e inmaduros? … Hablamos de credulidad como una señal de ser inculto. (200)

Cuando el niño ya no cree en cuentos de hadas, sabemos que está madurando. Ha superado su estado infantil a pesar de que los adultos quieran mantenerlo en la ignorancia y la ilusión. Muchos adultos resienten este estado como señal de que el niño “ha perdido su inocencia”. Lo que le ha pasado es que ha ganado conocimiento y ha triunfado sobre la ignorancia y la credulidad.

Los adultos que no confían en el niño, insisten en moralizarlos con cuentos acerca de valores que no necesitan serles recordados. Sólo necesitan estar en un entorno real con un adulto bien preparado para poder manifestar su verdadera naturaleza. Los niños se interesan por
los valores morales en el segundo plano de desarrollo, de seis a doce años, después de que la mente haya madurado con muchas experiencias reales. Este es el momento de las fábulas, cuentos con moraleja y cuentos de hadas.

El niño es un ser espiritual y no necesita que le recuerden las virtudes antes de los seis años. Ha demostrado tener la mayor capacidad de amor, confianza, compasión, generosidad y autenticidad cuando se encuentra en un ambiente preparado y puede actuar de manera independiente y libre.

¿Qué es la imaginación?

La imaginación – en contraposición con la fantasía – es lo que queremos que experimente el niño. Es la mismísima base de la mente, el proceso por el cual todas las impresiones tomadas del mundo exterior se ubican en el nivel de abstracción. Es una tendencia humana que, junto con las tendencias de observación, trabajo, manipulación, exactitud y otras, ha hecho posible el trabajo del hombre sobre su medio ambiente para construir las civilizaciones. La
imaginación, para Montessori, es el poder de la mente a aventurarse más allá de lo que es visible o lo que es concreto.

“Todos los hombres deberían aceptar la influencia del método científico” y buscar la verdad (El Método Avanzado Montessori 188). El método científico, señala, ha dilucidado los misterios de civilizaciones pasadas. El niño es un científico que observa intensamente para convertirse en un ser humano perfecto. “Todo niño” escribe Montessori, “debería poder experimentar de primera mano, observar y ponerse en contacto con la realidad. Entonces, los vuelos de la imaginación comenzarán desde un plano más elevado” y producirán los instrumentos necesarios para construir una humanidad mejor. Es a través de la imaginación que “la inteligencia será dirigida hacia sus canales naturales de creación.” (188-189)

Richard Feynman describe cómo se convirtió en científico mediante las enseñanzas de su padre:

Teníamos la Enciclopedia Británica en casa y aún cuando era muy chico, mi padre solía sentarme en su regazo y leerme…. leíamos, digamos, acerca de dinosaurios y podían aparecer brontosauros o algo así, o el tiranosaurio, y podría decir algo así como, “Este animal mide 8 metros de altura y la cabeza mide 2 metros de ancho”, ves, y entonces él interrumpía la lectura y decía: “veamos qué significa esto…” Todo lo que leíamos se traducía lo mejor posible en algo real y entonces yo aprendí a hacer eso – todo lo que leo trato de descifrarlo para descubrir qué significa realmente y qué trata de transmitir…
era muy excitante e interesante pensar que había animales de tal magnitud.

No necesitamos darle al niño caballos, aviones y coches reales para satisfacer sus deseos, pero podemos darle algo con que trabajar tal como objetos reales de su casa o del ambiente preparado. ¿Qué hay más mágico que un brote saliendo de una semilla? Cuando  comienza a importarle su propio cuidado y el de su ambiente es cuando obtiene una satisfacción diferente que abre sus actividades creativas internas.
Es viviendo entre sus propias posesiones reales y adquiriendo independencia, orden y un buen sentimiento acerca de sí mismo lo que hace que el niño desee cosas reales, no cosas que son meras ilusiones. No es lo mismo jugar a que estás cocinando en una cocina de juguete con comidas de juguete que cocinar comidas reales que vas a comer; esta última situación te hace sentir capaz de alimentarte a ti mismo sin la ayuda inmediata de otra persona.

Imaginación y Fantasía – Montessori Canarias

Educación disruptiva en red

El famoso TED de Logan Laplante y su defensa de la forma de aprender autodidacta y consciente es una de las manifestaciones de las nuevas formas de educación que han nacido al hogar de la red: Edupunk, Hackschooling, aprendizaje P2P (peer to peer), MOOCS (Massive Open Online Courses). Todas ellas tienen en común que necesitan de la conectividad y la inmediatez que nos ofrece Internet, y además, que son disruptivas, en su doble acepción: como ruptura con lo anterior, y también en el sentido de disrupción tecnológica (una tecnología de bajas prestaciones dirigida a un público menos exigente o de nuevo acceso, que acaba modificando el mercado).

El hackschooling consiste en sumar una mentalidad de hacker (es decir, innovadora), vivencias en la naturaleza, tecnología y recursos online, para conseguir ser feliz y estar sano siguiendo los 8 reglas del estilos de vida terapéuticos o TLC que son: ejercicio, buena alimentación, pasar tiempo en la naturaleza, contribuir con servicios a la comunidad, relacionarse, relajarse y manejar el estrés, ocio y desarrollo espiritual. Para ello, el hackschooler deja el colegio y se forma por su cuenta (en realidad, es un unschooler o homeschooler, pero con una estética más renovada).

Sentido obligatorio
Sentido obligatorio

Como la educación obligatoria y colectivista está tan arraigada en nuestro tiempo, perdemos de vista que en otras épocas no muy lejanas, lo habitual era educarse en casa. Por ejemplo, han sido famosos unschoolers Mozart, Alexander Graham Bell, Albert Einstein o Thomas Edison, Chaplin, Tolstoy, Mark Twain y Agatha Christie, entre otros. Y, cuanto más te remontas en el tiempo, más fácil es encontrar gente que fue educada en casa y que ha pasado a la historia. La gran diferencia con nuestra época es que cuando antes los que se educaban en casa eran en su mayoría privilegiados que se podían permitir tener tutores y grandes bibliotecas, ahora el acceso al conocimiento es mucho más rápido y barato gracias a Internet.

A una edad post-escolar, encontramos que esta filosofía hackschooler continúa la vieja idea autodidactista de que con un simple carnet de biblioteca o el acceso a contenidos gratuitos de calidad podemos formarnos, de forma más eficiente y más completa que asistiendo a cursos “tradicionales”. Víctimas de la titulitis, podemos perder el tiempo recibiendo contenidos posiblemente obsoletos de docentes desmotivados para enseñar (o movidos solo por intereses comerciales y económicos), o pensar que los conocimientos que no se encuentran en el sistema educativo convencional son de baja calidad, cuando deberíamos tener grabado en mármol el aserto de John Holt: “Muy poco de lo que se enseña en la escuela se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda y muy poco de lo que se recuerda se usa.”

Jim Groom, el acuñador del término edupunk en 2008
Jim Groom, el acuñador del término edupunk en 2008

Un edupunk tampoco quiere seguir las reglas del sistema educativo tradicional, pero desde el punto de vista del docente. Movido por intereses que no encajan en los moldes académicos (amor por la tecnología y las nuevas formas pedagógicas, críticas al sistema existente), por circunstancias como las geográficas (escuelas rurales o remotas), personales (como  la escasez de tiempo, la alineación con determinada ideología o religión) o sociales (falta de recursos, masificación), el docente edupunk intenta cambiar las cosas, pero desde dentro, y siguiendo la filosofía autodidacta y de código abierto (han declarado el odio al Powerpoint y a la pizarra), formarse durante toda la vida “por sus propios medios”. En el “Atlas Edupunk” están (casi) todos los recursos que se pueden usar para educarse de este modo (y seguir las reglas del Manifiesto).

Entre esos recursos están el aprendizaje P2P y una de sus modalidades, los MOOCS (cursos masivos online que pueden llegar a tener cientos de miles de alumnos matriculados) que son uno de los pilares de estas nuevas formas de educación DIY (móntelo Vd. mismo). En el aprendizaje P2P, hay libre acceso y libertad para transformar, derivar nuevos productos y aplicaciones y comercializarlos. Es la aplicación de la filosofía open source a la educación, o el modo de aprendizaje en el modelo económico de producción P2P. La P2PUniversity permite no solo acceder a cursos gratuitos de prácticamente cualquier materia imaginable, sino crearlos también, y conectar a gente de todo el mundo con los mismos intereses, incluso para realizar experimentos comunes. Sus métodos de evaluación entre pares incrementan la participación de los estudiantes en el proceso y la construcción social del conocimiento.

Con la aparición en 2006 de la Khan Academy  empezaron los MOOCS y pronto se incorporaron universidades de prestigio como el MIT con OpenCourseWare y las clases en vídeo y cursos de Coursera (que integra universidades de todo el mundo y otras instituciones como el MoMa de Nueva York, el Banco Mundial, National Geographic, y otras de las que sería muy difícil recibir formación de la manera tradicional). En castellano encontramos la red de universidades iberoamericanas integradas en la red Universia (casi todas las españolas están aquí), con su genial plataforma MiriadaX.

Universidades Abiertas
Universidades Abiertas

Montessori Reactable

La pureza y la rigurosidad de la práctica en Montessori es un tesoro: debemos preservarlo y honrarlo. Pero esto no nos debe impedir reconocer cuándo una nueva tecnología se puede utilizar para seguir los principios de su método, y aplicarlos en nuestros días. Por poner un ejemplo, en tiempos de María Montessori la principal fuente de energía era el carbón, pero no por eso voy yo hoy a ignorar la energía solar, sino que intentaré promover su conocimiento y su uso, aprovechar sus ventajas, e impulsar si es posible su desarrollo.

Reactable_Multitouch
Reactable_Multitouch

Si Maria Montessori viviera hoy estoy casi segura de que aprobaría el uso del reactable en sus aulas. Bueno, creo que se hubiera construido mucho antes un instrumento como el reactable. Y que tendrían mucha más difusión de la que tiene.

Los materiales que estamos viendo en Montessori para música son geniales: las campanas, los metalófonos, materiales naturales para los sonidos no afinados, instrumentos, pentagramas móviles, etc. No descartaría ninguno por supuesto. Pero creo que después de, o además de, todos ellos, daría paso al reactable.

Cumple con todos los requisitos de un material: está hecho con material de gran calidad, es manipulativo, es autocorrector, y es motivador. Es un constructor social del conocimiento musical. Nos puede servir como un primer acercamiento del niño a la música, incluso antes de las campanas, porque nos puede servir como ejemplo tanto de sonidos afinados como no afinados. También para niños más musicalizados, para experimentar ritmos, longitudes de onda, y finalmente, para componer. Para interpretar como hace Bjork.

Campanas Montessori
Campanas Montessori

Igual que harían al experimentar tocando un instrumento, como la guitarra o el piano, pero con la gran ventaja de que el reactable nos aporta el componente audiovisual que tiene la nueva tecnología.

Los puretas más rigoristas de Montessori ya estarán escandalizados a estas alturas, así que voy a ir más allá. Yo pondría el reactable como material fijo en el aula, ya que creo que además de para música, puede servirnos también para presentaciones de aritmética, de geometría y de educación cósmica.

Reactable Experience Sonar Kids