Think! Música, libertad y Montessori

Think! Es la mítica canción de Aretha Franklin, que nos ha transmitido en otras interpretaciones valores tan montessorianos como el respeto (Respect!), el amor (You make me feel), el movimiento, la independencia (I will survive!) y en este caso, la libertad y la reflexión. Esta diva genial que habló en sus discos de la necesidad de la mujer de tener espacio propio, de que los demás no decidan por ella, de encontrar su lugar en el mundo, puede perfectamente ahora hablar en la boca de un niño.

7

Nunca hasta hoy me había dado cuenta de qué Montessori es el fondo de esta música. Al preguntar a su hijo sobre su opinión, una conocida supo que el niño prefería un colegio donde le den “libertad para trabajar en lo que quiera, y tiempo para pensar en las cosas”.  Le pidió que pensara en esas cosas. Y me acordé de esta canción. Me hizo gracia pensar que es lo que podría contestar un niño al que estuvieran pensando en escolarizar en un colegio de los de estarse quieto, hacer deberes, asignaturas, exámenes, horarios rígidos, libros de texto, etiquetas, caritas tristes y sonrientes, etc.

Simplemente para reflexionar un poco y levantar el ánimo con este clásico, aquí podemos ver el vídeo de la magnífica versión que hicieron para la película de los Blues Brothers, y leer la traducción de la letra. Nunca me di cuenta de que un personaje con un corte y color de pelo tan grotesco, sobrepeso, lamparones y chancletas pudiera expresar tan claramente las necesidades del niño en el sistema escuela-padres actual.

TRADUCCIÓN
Piensa (piensa) Piensa (piensa) , Piensa (piensa) Piensa (piensa) , Piensa (piensa) Piensa (piensa), Piensa sobre ello (piensa)

Será mejor que pienses (pienses)
Piensa en lo que estás tratando de hacerme
Yeah, piensa (piensa-piensa), déjate llevar, déjate ser libre

Volvamos – volvamos, Volvamos atrás cuando
ni siquiera te conocía, No podías tener más de diez años (sólo un crío)

No soy psiquiatra, No soy un doctor graduado
pero no hace falta un C.I. muy alto, para ver lo que me estás haciendo

Será mejor que pienses (pienses), Piensa en lo que estás tratando de hacerme, Yeah, piensa (piensa-piensa), Déjate llevar, déjate ser libre

Oh libertad (libertad), Libertad (libertad), Oh libertad, Yeah, libertad
Oh libertad (libertad) Libertad (libertad) Libertad Oh libertad
Yeah libertad (yeah) Libertad Hey – piensa en ello Tú, piensa en ello

No hay nada que puedas preguntarme que no pueda contestar, pero no lo haré

Pero cambiaré de idea si sigues haciendo cosas que yo no haría

Hey, piensa en lo que estás tratando de hacerme
Baby, piensa, déjate llevar, déjate ser libre

La gente caminando por ahí todos los días
Jugando a juegos y apuntando los resultados
Intentando hacer que otras personas pierdan la cabeza
Bien, ten cuidado, no pierdas la tuya

Yeah, piensa, piensa en lo que estás tratando de hacerme
Yeah-yeah-yeah-yeah, déjate llevar, déjate ser libre

Tú me necesitas, y yo te necesito
Sin el otro, no podríamos hacer nada
Yeah, piensa en ello baby

Oh, libertad (libertad) Libertad (libertad) Libertad Oh libertad
Yeah libertad (yeah) libertad Hey – Piensa en ello Tú, piensa en ello

No hay nada que puedas pedir Podría contestarte con “No lo haré”
Pero iba a cambiar de idea si sigues haciendo cosas que yo no hago

Tú me necesitas (me necesitas) Y yo te necesito (¿lo sabes?)
Sin el otro No podríamos hacer nada

Oh yeah, piensa en ello, baby (Qué estás tratando de hacerme, piensa)
Déjalo ir, baby, Piensa en ello ahora mismo
Yeah, ahora mismo (piensa en ello… te vas)
Whoa, ahora mismo (piensa en ello… te vas)
Yeah, ahora mismo (piensa en ello… te vas)
Necesito hacer que cambies de idea (piensa en ello)
Baby, baby, baby, woo (piensa en ello… te vas)
Piensa en ello, baby (piensa en ello… te vas)
Yeah, woo-hoo (piensa en ello… te vas)
Habla sobre ello, baby, baby, baby (piensa en ello)
(Mejor sería que te parases y pensases sobre ello… piensa)

La Mente Matemática de los Niños

Cuando los seres humanos aparecimos sobre la Tierra, y nos fuimos adaptando a ella, nos encontramos con un ambiente que no es caótico, sino que obedece a reglas, patrones, medidas y órdenes. Las diferentes maneras de adaptación a partir de esas leyes de la naturaleza dieron lugar a las diferentes culturas. ¿Qué es lo que nos permitió este avance con respecto a la naturaleza animal, de poder establecer una cultura propia superpuesta a lo preestablecido?

Pues es nuestra MENTE MATEMÁTICA, que no es otra cosa que la habilidad de cuantificar con precisión, de razonar a través de patrones abstractos y lógicos, usando la observación y la imaginación. La mente matemática es como el resumen de todas las características del cerebro humano que lo distinguen de los demás animales complejos. Es necesaria para establecer el lenguaje, y sus patrones gramaticales, para orientarse mejor en el espacio, desarrollar todas las facetas de la cultura que nos define (alimentación, vestido, herramientas, vivienda, tecnología, defensa, expresión artística). El poder creativo de la mente matemática es tan grande como su capacidad de orden y comprensión.

La mente matemática es por tanto universal, está presente desde el nacimiento, y forma parte de las tendencias humanas como Abstracción, Trabajo, Orden, Exactitud y Exploración. Cuando los niños (o los adultos) dicen que “odian las matemáticas” o “que no las comprenden” posiblemente se deba a la forma en la que se las han “enseñado”. La forma en la que se están transmitiendo ahora mismo las matemáticas a los niños es equivalente a que enseñásemos la lengua materna no hablando, sino con tablas gramaticales, ejercicios de vocabulario, alfabetos gigantescos.

Las matemáticas están en el ambiente, y los niños pueden aprenderlas del mismo modo en que aprenden a hablar, con los acontecimientos y rituales de la vida diaria. Entre los 3 y los 6 años, contamos con material Montessori de matemáticas sensoriales, que permitirán que el símbolo pase a la mente a través de las manos. Partimos de una manipulación sensorial de la cantidad (con cubos que permiten calibrar el peso, barras para la memoria muscular de la distancia, gradaciones para la alineación ordinal), y luego hay otro material que llamamos “paso a la abstracción” como puede ser el juego de las estampillas, que comienza a simbolizar pero aún se apoya en material físico, códigos de color, manipulación… Así involucramos más áreas del cerebro y el aprendizaje se produce con un fuerte anclaje emocional ya que es mucho más placentero.

Una vez hecho el paso a la abstracción, propiciaremos la práctica y memorización de las cuatro operaciones (“las tablas” que es lo que se da directamente en la enseñanza típica de las matemáticas), construida desde la propia experiencia del niño, idealmente en el período de mente absorbente (3-6) y la mente razonadora del niño de 6-9 traerá los patrones a la mente consciente. El niño tiene un gran deseo de llegar a la abstracción, no quiere permanecer atado a los objetos, sino que prefiere la libertad de trabajar en un nivel abstracto.

Desde las bases de adquisición de sus propias reglas, el niño va abriendo los caminos que necesita para el desarrollo de su mente matemática. Como adultos, no debemos transmitirle las reglas, las soluciones a cada tipo de problema y dar mucha información. Más bien, debemos centrarnos en despertar admiración, guiar a la exploración, establecer preguntas y plantear retos. Así es como operan los científicos.

Las ramas de las matemáticas parten del tronco de que los humanos cuantifican la realidad como una estrategia básica de supervivencia y como una forma de trascender, de ir más allá de las necesidades básicas, explorando los territorios espirituales, que son infinitos. Si, como en el resto de áreas, planteamos las matemáticas desde el punto de vista de las necesidades humanas, no deben ser difíciles. Cualquier niño puede pensar como Pitágoras (especialmente cuando ofrecemos los materiales de Pitágoras en el ambiente).

 

 

Importancia del número 3 en el aula Montessori

En toda la filosofía Montessori el número 3 tiene una importancia vital, desde el principio, al estar basado el método en el triángulo Niño – Guía -Ambiente preparado. Asimismo, cualquier aspecto del aprendizaje podemos descomponerlo en la triada mano-mente-corazón: por ejemplo, la lectoescritura desarrolla primero la mano (habilidades motoras gruesas y finas, se trabaja la pinza, la coordinación mano-ojo), por otra parte la mente (reconocimiento de letras de forma sensorial, después espacial y por último abstracta, codificación y descodificación del alfabeto, combinación de letras…) y simultáneamente, el corazón (interés por la lectura, respeto por el trabajo de las generaciones anteriores, amor por la transmisión del conocimiento y de la historia, etc.). Luego se producirá la esperada explosión de la escritura que unificará todos los esfuerzos de forma espontánea.

Triada 1
Triada 1

Además, dentro de cada “unidad” de aprendizaje podemos encontrar tres modalidades de aproximación progresiva: la primera, partiendo siempre de lo concreto y manipulativo (si seguimos con el ejemplo de la lectoescritura, las letras de lija), luego un paso a la abstracción (el alfabeto móvil, la imprenta), y por último la abstracción (de-codificación del alfabeto).

Pero además, de forma tangible, encontramos en el aula Montessori el número 3 en múltiples elementos, que de hecho, pueden permitirnos diferenciar una auténtica aula Montessori de una que no lo sea. Estos elementos son:

Grupos de tres años en el aula: Típicamente, 0-3, 3-6, 6-9 y 9-12. La razón principal es que el carácter progresivo de los materiales capturan la atención característica de cada etapa, entrelazándose y siendo usados con distinta complejidad. Tiene que ver también con no segregar a los niños por el hecho de haber cumplido años tal fecha, sino con su nivel madurativo real en cada área. Un ejemplo es que los niños de 3 años de una aula usarán los sólidos geométricos para construir, los de 4 para ponerles sus nombres geométricos, y los de 5 para relacionarlos con sus semejantes en 2D (pirámide-triángulo, cubo-cuadrado),etc. La segunda razón, no menos importante, es que los niños más pequeños a aprender de los más maduros, que ayudan y asisten a los menores en su misma aula cuando tienen dudas, asentando así su propio conocimiento y modelando conductas de colaboración, responsabilidad, comunicación, liderazgo y confianza.

La lección de 3 períodos: La introducción del lenguaje en un aula Montessori se produce a través de la lección de 3 períodos (o de 3 tiempos). En una triada de objetos (tres letras, tres colores) primero se nombran los objetos, señalándolos. En el segundo tiempo, se usa el lenguaje para lograr relaciones de calidad en la memoria (por ejemplo, “señálame el rojo”, “por favor, mueve el verde”), y finalmente, se comprueba la adquisición del vocabulario pidiéndole al niño que nos diga cuál es cada uno de los objetos.

El ciclo de trabajo de 3 horas: La Dra. Montessori descubrió en sus investigaciones que el período óptimo de trabajo para un niño es un ciclo ininterrumpido de 3 horas. Parece ser que es mejor que se produzca por las mañanas, con una selección libre de materiales, interacción social, etc.

3 musas
3 musas

 

Anna Frank y la heroína adolescente contemporánea

Al margen de la polémica sobre la autenticidad o no del Diario de Anna Frank, suscitada sobre todo por los muchos datos de índole política y a las reflexiones profundamente filosóficas que contiene, “inauditas” para una niña de 12 años, Anna Frank nos legó el relato de la persecución nazi y una muestra de cómo la vivieron miles de niños y jóvenes. La pequeña escritora narra entre las líneas de los acontecimientos cotidianos en su encierro, en un escondite camuflado tras los muros de la fábrica en la que trabajaba su padre.

Anne_Frank_House_Model

Si, como algunos sugieren, el texto ha sido manipulado, ampliado o decorado posteriormente, sigue conteniendo el espíritu de una adolescente dotada para la literatura, que escribe por pura evasión. Nos transmite la angustia, el miedo, el horror y la impotencia que sufrieron, pero también refleja en su libro la fuerte personalidad que tuvo, y que la mantuvo a salvo por bastante tiempo en medio de las terribles circunstancias que le tocó vivir. Este año 2014 hubiera cumplido 85 años y posiblemente, en mi opinión, sería una de las mejores escritoras vivas. Según algunas fuentes, su Diario es el libro más leído en el mundo después de la Biblia.

La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores
La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores

En su biografía1 se nos describe como una chica “reservada, estudiosa, bien educada” y aficionada a las matemáticas. Extrovertida y curiosa, en su libro nos describe los castigos que su profesor, Mr. Keptor, le imponía por ser muy habladora, y que consistían en escribir redacciones. Por supuesto, para Anna esto no suponía un castigo, porque le encantaba escribir y era su pasatiempo favorito; al contrario, eran retos con los que intentaba explicarle a su profesor los motivos por los que hablaba tanto, y, en ocasiones, lograba convencerle. Esta asertividad, el no aceptar las reglas porque sí, sino cuestionarlas, la perseverancia para conseguir lo que quería, y justificar sus respuestas argumentando racionalmente y con gracia y sentido del humor en muchas ocasiones, el aprovechar las dificultades aparentes y convertirlas en oportunidades… características todas del modelo de heroína adolescente. Si la Anna de 12 años hubiera vivido hoy, tendría un blog y sería Malala Yousafzai, quien ha dicho «Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo»

Malala
Malala
Ana
Ana
Katniss
Katniss

Si Anna fuera un personaje de ficción contemporáneo, sería Katniss Everdeen. En vez de ser buena escribiendo, tendría habilidad con el arco y las flechas y conocería técnicas de supervivencia silvestre.

El prototipo de héroe adolescente es el de un individuo automotivado, independiente y autónomo con una gran responsabilidad social. Cuando se trata de heroínas adolescentes, nos enamoramos también de su capacidad para hacerse cargo de grupos más débiles, de su familia, de colectivos en riesgo (los perseguidos por los nazis, las niñas secuestradas en las escuelas de Nigeria, los habitantes del Distrito 12). Su amor por la vida, su gran autoestima y su carácter valiente y decidido les ayudan a enfrentarse a las duras circunstancias de su vida, convertidas normalmente en un objetivo político (odiadas por los nazis, por los talibanes, por los capitolinos). Tienen lo mejor de las niñas y lo mejor de las mujeres, y se mueven entre la inocencia y el instinto maternal.

Montessori y las Teorías X e Y

 Douglas McGregor, una de las figuras más influyentes de la gestión de recursos humanos, formuló en su obra El lado humano de las organizaciones (1960) dos teorías de administración (teoría X y teoría Y) que tienen implicaciones significativas sobre la manera como se maneja la organización y cómo responden los miembros de la misma a los estilos. De forma esquemática:

  • Teoría X: A los seres humanos  por término medio no les gusta trabajar y corresponde a la Dirección motivarlos o forzarlos a ello.

  • Teoría Y: El trabajo es natural y agradable para el ser humano, especialmente si puede usar sus talentos, como la imaginación y la creatividad en él.

Trasladado al ámbito educativo, cada una de esas teorías se constituyen en la creencia personal del profesor sobre la naturaleza humana, en especial la infantil. El partidario de la teoría X gestionará por medio de amenazas, promesas, premios y castigos. Por el contrario, el partidario de la teoría Y esperará que el niño trabaje de forma espontánea, alegre y usando sus capacidades.

Ambiente de trabajo infantil
Ambiente de trabajo infantil

El enfoque suavizado de la administración empresarial de la teoría Y puede verse corroborado en el ámbito pedagógico, en el funcionamiento de un ambiente preparado como el de Casa dei Bambini, en la observación de los niños pequeños, que desde bebés intentan hacer las cosas por sí mismos, incluso contra los adultos que no los dejan. La teoría Y se ve reflejada en las siguientes citas de María Montessori, de unos 60 años antes:

“Toda la vida del niño es un proceso hacia la perfección, hacia una mayor plenitud. Basta esta observación para deducir que el niño puede encontrar alegría en el cumplimiento de una función de desarrollo y perfección. El tipo de vida del niño es una vida en la que el trabajo, el cumplimiento del propio deber, producen alegría y felicidad, mientras que para el adulto el trabajo generalmente representa una función más bien penosa. [La mente absorbente del niño, capítulo Una nueva orientación].

Un poco antes, en el capítulo de ese mismo libro dedicado a La Educación para la vida, traslada la idea marxista del obrero al campo del niño, afirmando que “el niño es un obrero y la finalidad de su trabajo es producir al hombre“. El trabajo del niño entonces, es un trabajo de autoperfeccionamiento para construir al hombre, no es un trabajo productivo en sí. Por tanto, la recompensa es interna, y no externa. La fuerza vital que guía de forma activa al niño hacia su propia evolución, llamada por Percy Nunn HORME, podría dejar su huella en el adulto desarrollado que disfruta de su capacidad para crecer, que la cultiva y utiliza para su propio bien y también para el bien de la organización a la que sirva. Entonces, el adulto construido con éxito por el niño, conserva el amor por el trabajo al que le debe la existencia.

X, Y, Cromosomas
X, Y, Cromosomas

La teoría Y nos dice que las personas practicarán la autodirección y el control de sí mismas en vista de los objetivos que acepten, y la principal razón por la que un adulto acepta unos objetivos es por autorrealización. La libertad para usar el ingenio y la creatividad propias para la consecución de unos fines aleja la evitación de la responsabilidad, la falta de ambición y la importancia concedida a la seguridad, que según la teoría montessoriana, no son inherentes a la naturaleza humana. Serían producto de las (malas) experiencias vividas a lo largo del desarrollo,  en realidad, las experiencias cuando hemos sido dirigidos desde los presupuestos de la teoría X.

Entrarían dentro de la teoría X aplicada al sistema educativo: el sistema de evaluación y calificaciones, el microcontrol de las tareas (por ejemplo, los deberes), los horarios fijos y el encuadre del conocimiento en asignaturas predefinidas. Todos los mecanismos, en fin, que presuponen que los niños son pasivos y se resisten a los fines educativos, carecen de iniciativa y se oponen al cambio, y por tanto, deben ser persuadidos,  recompensados o castigados, según el caso.

La horripilante conclusión es que los adultos a los que de verdad no les gusta el trabajo, no es que nacieran cansados, es que son productos incompletos o fallidos de un niño que no logró terminar su trabajo, debido a los obstáculos que la educación oficial, basada en la teoría X mcgregoriana, le ha presentado.

Educación disruptiva en red

El famoso TED de Logan Laplante y su defensa de la forma de aprender autodidacta y consciente es una de las manifestaciones de las nuevas formas de educación que han nacido al hogar de la red: Edupunk, Hackschooling, aprendizaje P2P (peer to peer), MOOCS (Massive Open Online Courses). Todas ellas tienen en común que necesitan de la conectividad y la inmediatez que nos ofrece Internet, y además, que son disruptivas, en su doble acepción: como ruptura con lo anterior, y también en el sentido de disrupción tecnológica (una tecnología de bajas prestaciones dirigida a un público menos exigente o de nuevo acceso, que acaba modificando el mercado).

El hackschooling consiste en sumar una mentalidad de hacker (es decir, innovadora), vivencias en la naturaleza, tecnología y recursos online, para conseguir ser feliz y estar sano siguiendo los 8 reglas del estilos de vida terapéuticos o TLC que son: ejercicio, buena alimentación, pasar tiempo en la naturaleza, contribuir con servicios a la comunidad, relacionarse, relajarse y manejar el estrés, ocio y desarrollo espiritual. Para ello, el hackschooler deja el colegio y se forma por su cuenta (en realidad, es un unschooler o homeschooler, pero con una estética más renovada).

Sentido obligatorio
Sentido obligatorio

Como la educación obligatoria y colectivista está tan arraigada en nuestro tiempo, perdemos de vista que en otras épocas no muy lejanas, lo habitual era educarse en casa. Por ejemplo, han sido famosos unschoolers Mozart, Alexander Graham Bell, Albert Einstein o Thomas Edison, Chaplin, Tolstoy, Mark Twain y Agatha Christie, entre otros. Y, cuanto más te remontas en el tiempo, más fácil es encontrar gente que fue educada en casa y que ha pasado a la historia. La gran diferencia con nuestra época es que cuando antes los que se educaban en casa eran en su mayoría privilegiados que se podían permitir tener tutores y grandes bibliotecas, ahora el acceso al conocimiento es mucho más rápido y barato gracias a Internet.

A una edad post-escolar, encontramos que esta filosofía hackschooler continúa la vieja idea autodidactista de que con un simple carnet de biblioteca o el acceso a contenidos gratuitos de calidad podemos formarnos, de forma más eficiente y más completa que asistiendo a cursos “tradicionales”. Víctimas de la titulitis, podemos perder el tiempo recibiendo contenidos posiblemente obsoletos de docentes desmotivados para enseñar (o movidos solo por intereses comerciales y económicos), o pensar que los conocimientos que no se encuentran en el sistema educativo convencional son de baja calidad, cuando deberíamos tener grabado en mármol el aserto de John Holt: “Muy poco de lo que se enseña en la escuela se aprende, muy poco de lo que se aprende se recuerda y muy poco de lo que se recuerda se usa.”

Jim Groom, el acuñador del término edupunk en 2008
Jim Groom, el acuñador del término edupunk en 2008

Un edupunk tampoco quiere seguir las reglas del sistema educativo tradicional, pero desde el punto de vista del docente. Movido por intereses que no encajan en los moldes académicos (amor por la tecnología y las nuevas formas pedagógicas, críticas al sistema existente), por circunstancias como las geográficas (escuelas rurales o remotas), personales (como  la escasez de tiempo, la alineación con determinada ideología o religión) o sociales (falta de recursos, masificación), el docente edupunk intenta cambiar las cosas, pero desde dentro, y siguiendo la filosofía autodidacta y de código abierto (han declarado el odio al Powerpoint y a la pizarra), formarse durante toda la vida “por sus propios medios”. En el “Atlas Edupunk” están (casi) todos los recursos que se pueden usar para educarse de este modo (y seguir las reglas del Manifiesto).

Entre esos recursos están el aprendizaje P2P y una de sus modalidades, los MOOCS (cursos masivos online que pueden llegar a tener cientos de miles de alumnos matriculados) que son uno de los pilares de estas nuevas formas de educación DIY (móntelo Vd. mismo). En el aprendizaje P2P, hay libre acceso y libertad para transformar, derivar nuevos productos y aplicaciones y comercializarlos. Es la aplicación de la filosofía open source a la educación, o el modo de aprendizaje en el modelo económico de producción P2P. La P2PUniversity permite no solo acceder a cursos gratuitos de prácticamente cualquier materia imaginable, sino crearlos también, y conectar a gente de todo el mundo con los mismos intereses, incluso para realizar experimentos comunes. Sus métodos de evaluación entre pares incrementan la participación de los estudiantes en el proceso y la construcción social del conocimiento.

Con la aparición en 2006 de la Khan Academy  empezaron los MOOCS y pronto se incorporaron universidades de prestigio como el MIT con OpenCourseWare y las clases en vídeo y cursos de Coursera (que integra universidades de todo el mundo y otras instituciones como el MoMa de Nueva York, el Banco Mundial, National Geographic, y otras de las que sería muy difícil recibir formación de la manera tradicional). En castellano encontramos la red de universidades iberoamericanas integradas en la red Universia (casi todas las españolas están aquí), con su genial plataforma MiriadaX.

Universidades Abiertas
Universidades Abiertas

Libro: La formación del hombre (I)

Montessori escribió La formación del hombre en 1949, el mismo año que La mente absorbente, pero no se publicó hasta 1986. He utilizado para este trabajo un ejemplar de la 10ª impresión de la primera edición, Ed. Diana, México 2002, ISBN 968-13-1704-1.

Formacion-del-hombre

El libro se divide en dos grandes temas, que podrían ser dos libros en realidad, uno llamado PREJUICIOS Y NEBULOSAS y otro sobre el ANALFABETISMO MUNDIAL. De este último no haré un análisis profundo ya que aunque enlaza el tema con la adquisición del lenguaje y la explosión de la escritura, en realidad su propósito en este libro es “tratar solo de la actualidad que tiene el hacer desaparecer el analfabetismo de las masas” (pág. 151) y hace un resumen de las pautas que se deben seguir en el proceso de aprendizaje de la lectura y escritura. Solamente me gustaría resaltar su opinión sobre un debate peliagudo en las escuelas: [El que no se correspondan fonéticamente todos los signos escritos del alfabeto con el lenguaje hablado es una dificultad que proviene de que el alfabeto no ha sido aplicado completamente y según su significado: pero esta dificultad se podría subsanar facilitando así la escritura. Porque no hay duda que los lenguajes, y su traducción en la escritura, están todavía evolucionando, están todavía perfeccionándose. esta es la razón por la que el aprendizaje de la escritura debería empezar por un análisis de los sonidos de las palabras, pues éste es el camino que hay que seguir (pág. 127)]. O sea, que hay que explicar que c y z se usan para el mismo sonido, y no empezar por asociar a una letra todos las realizaciones fonéticas posibles que tiene.

Volviendo al principio, hay que leer el título del libro teniendo en mente que ella consideraba al niño “el hombre” o “el padre del hombre” ya que de su interior debía emerger éste: [De hecho nosotros, hoy, en nuestros cursos más recientes, hemos llamado al niño: hombre (Pág. 15)]. En la introducción hace un pequeño resumen de la historia de su trabajo y de cómo ha evolucionado su aplicación por todo el mundo y a colectivos diversos. En general, está satisfecha pero “Es necesario sacar al método de su aislamiento; hacer que los investigadores lo aprecien; y sobre todo enseñarlo mejor y más ampliamente a los maestros” (pág. 11).

Lo que hay que considerar en un método educativo es:

importancia de la personalidad humana. Antepone la personalidad humana al método educativo, que define como “una ayuda hasta que la personalidad humana pueda conquistar su independencia, de un medio para liberarla de la opresión de los prejuicios antiguos sobre educación” (p.14)

– defensa del niño

reconocimiento científico de su naturaleza [La base de la reforma educativa y social, necesaria en nuestros días, se debe levantar sobre el estudio científico del hombre desconocido (pág. 14)]

proclamación social de sus derechos.

Montessori atravesó el mundo con el escenario de dos guerras mundiales y podemos pensar que vio todo tipo de barbaridades. Su descripción de la situación social que hace en este libro es estremecedora, habla de esclavitud, impotencia, bombardeos, hambre… [Las familias se dividen, se destrozan; los niños quedan abandonados y vagan en cuadrillas como salvajes (pág. 23)]. La situación intelectual no es distinta: [Los estudios son áridos, sin altura, fatigosos: tienen la única finalidad de ayudar a encontrar un trabajo, que a pesar de todo es incierto e inseguro]. A partir de aquí diserta sobre la nueva educación, del papel que ha de desempeñar en la reconstrucción del mundo, aprovechando el surgimiento de la psicología científica debe hermanarse a la pedagogía: [La pedagogía debe resurgir de la mano de la psicología, de esta psicología aplicada a la educación, a la que conviene pronto darle un nombre diverso: Psicopedagogía (pág. 28)].

Meninhos da rua
Meninhos da rua

Dentro del tema de PREJUICIOS Y NEBULOSAS hay tres apartados: los dos correspondientes a cada uno de esos conceptos, y uno anterior llamado LA REVELACIÓN DEL ORDEN NATURAL EN EL NIÑO Y SUS OBSTÁCULOS. En este narra el fenómeno de la explosión de la escritura  ocurrido 40 años antes en Roma, en la Casa dei Bambini, y cómo fue considerado “un milagro”, “un fraude”, “una insensatez”, etc. Para Montessori, se trató de una revelación, injustamente ignorada por la ciencia de la época, de que en el interior del niño se daban cita unas fuerzas naturales que le impulsan a aprender por sí solo: [Hay, pues, una energía interior que tiende a manifestarse por sí misma, pero permanece sepultada bajo las barreras del prejuicio universal. Hay una forma mental de la infancia que no ha sido reconocida nunca (pág. 40)].

Al preguntarse por la clase de memoria que permite a niños pequeños memorizar palabras larguísimas, “como si se esculpiera en su mente“, habla del Mneme, el concepto de la psicología de sus contemporáneos para la memoria inconsciente. Mnemea era la segunda de las musas (inspiradores de la creación artística) en la mitología griega, encargada de dar forma concreta a lo abstracto, de recordar y escribir lo que su hermana Meletea había pensado con anterioridad. Con Mnemea se materializan las ideas que han salido de la imaginación gracias a Meletea, y este trabajo es la base para que Aedea, la tercera hermana, lo ejecute en escena. [Se podría reconocer en la mente del niño de cuatro años una fase de desarrollo psíquico en el que el mneme se encuentra precisamente en el umbral de la memoria consciente, hasta llegar a confundirse con ella, manifestándose sin embargo como el último carácter de un fenómeno que tiene profundas raíces (pág. 44)]. El fenómeno al que se refiere es la fijación del lenguaje materno en la personalidad, como un carácter de la raza, mediante un proceso distinto al de la mente consciente. Mnemea es la que se encarga de escribir las ideas sin forma.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Las tres musas, Mnemea sentada escribiendo a la derecha

Aunque no lo menciona, entiendo que este primer acercamiento a la forma en que el niño adquiere el lenguaje, constatado en la explosión de la escritura, e ignorado y ninguneado por los políticos, filósofos y científicos de la época, es uno de los prejuicios que ella intuye contra la infancia, y que considera un obstáculo a la comprensión de su trabajo. El siguiente capítulo, “La disciplina”, explica cómo los niños en un ambiente de libertad respetuosa, “dejados en libertad para elegir sus ocupaciones, para realizar sin molestarse sus propios ejercicios, se quedaban ordenados y silenciosos”. “No había ni enseñanzas, ni exhortaciones, ni premios, ni castigos, todo ocurría espontáneamente” (pág. 45). Asegura que la concepción que se tiene del niño que nace malo, caído en la desgracia del pecado original, o aun en Rousseau, que afirma que el hombre nace bueno, pero se estropea en contacto con la sociedad, es la base de la institución del castigo. El niño es un punto ciego en el corazón del hombre. [En los colosales e innumerables volúmenes de la historia de los hombres, no aparece nunca el niño[…]En el Paraíso Terrenal no está el niño (pág. 50)]

Visita a la Casa dei Bambini de Roma y la Explosión de la Escritura

Maria Montessori abrió su Casa dei Bambini el 6 de enero de 1907 en la calle Via dei Marsi del barrio obrero de nueva construcción de San Lorenzo, en Roma.

Ahora es un barrio universitario, al lado de la elefantiásica estación de Termini. Aquí es donde nació la pedagogía científica: con un grupo de entre 50 y 60 niños de 3 a 6 años, que en esa época no se escolarizaban en Italia, que ella accedió a “cuidar” para que no destrozaran el barrio mientras sus padres trabajaban (eufemísticamente, a petición del ministro de educación).

P1000884

Aún sigue funcionando como Escuela Infantil, está reconocido como lugar histórico por el Ayuntamiento de Roma (tienen unos paneles con datos y planos en la entrada, algo más modestos que los del Coliseo) y supongo que recibe la visita cada año de algunas decenas de “groupies” como yo, que van de peregrinaje espiritual.

El significado simbólico de la Casa dei Bambini es muy profundo para mi. Situémonos en el contexto: una sociedad con grandes diferencias económicas y culturales, que entraba en la industrialización en un ambiente prebélico, en la que el analfabetismo era mayoritario y la prioridad para gran parte de la población era subsistir  y esquivar la miseria. Con estos mimbres, llega una señora, experimenta un poco con unos cuantos niños pobres, y de repente estos se ponen a escribir y a leer como locos, antes de los 6 años. Para asombro (y escándalo) del mundo mundial. Es decir, dar a estas personas lo que necesitaban en ese momento hubiera sido ya un logro digno de elogio histórico, pero Montessori hizo algo mucho más sorprendente: convirtió a unos hambrientos en gourmets. No les dio pescado ni les enseñó a pescar, les convirtió en diferenciadores de beluga, osetra y sevruga.

P1000881

Por supuesto, el objetivo de la doctora no era que los niños aprendieran a escribir, mucho menos a edad tan temprana, mucho menos para conmocionar al mundo. Pero se propuso desarrollar las condiciones para que más tarde los niños pudieran escribir y leer sin problemas, en tres ámbitos (como es usual): la mano, la mente y el corazón. Para la mano, diseñó varias actividades para fortalecer la musculatura implicada en la escritura (la pinza, batir metales) y los sentidos lectoescritores (letras de lija, sonidos). Para la mente, introdujo el paso a la abstracción con el alfabeto móvil y las cajas de objetos, los comandos, las series clasificadas y todo el material propiamente de lengua (a mi me gusta especialmente el ambiente preparado en miniatura, ese prototipo de los SIMS). Y para el corazón, les leía incansablemente (puedo imaginarme su estilo teatrero, haciendo lectura interpretada), espoleaba su interés dejándoles mensajes escritos en la pizarra (tipo “Si puedes leer esto, ven y dame un beso”) y, bueno, toda ella era un modelo de lo que una persona instruida y culta supone. En un momento dado, el adecuado para cada uno, y con estas condiciones de preescritura, el niño cogía un palito y sobre la tierra del patio escribía su nombre, o el de su madre, o “casa”, “paloma”, “hacha”, entre gritos de emoción (“¡Escribo, escribo!”).

Ambiente preparado en miniatura
Ambiente preparado en miniatura

Aunque he visitado la Casa en verano, y permanecía cerrada, me he asomado por la ventana, he pululado por el patio y el jardín, todavía rodeado de casas con ropa tendida en las ventanas y macetas y bicicletas, y me he disfrutado imaginando todos los pasos de esta Explosión de la Escritura y lo que debió suponer para aquellos niños.

P1000882

Para mi es uno de los actos más sonoros de liderazgo en educación: dedicarse a lo importante, no a lo urgente, para conseguir unos resultados espectaculares. Observar cuáles son las verdaderas tendencias de los niños, para dejarlas fluir, y descubrir que es cierto que todos llevamos un maestro interior, ya desde el vientre materno, que nos dirige a cubrir nuestras necesidades, y que si nadie interfiriese intentando imponer nada, todo adquiriría una dimensión de sentido. Y por último demostrar que el respeto tiene sentido, a cualquier edad y en cualquier situación.

P1000880

Después de la visita a Via dei Marsi me pasé también por la Opera Nazionale e incluso me hice fotos delante del Ministerio de Educación, pero esto ya más de gamberreo que otra cosa.

El buzón de correos para practicar la escritura en el aula

Cuando se produce la explosión de la escritura es necesario tener actividades en el aula que motiven la composición para practicarla. Esto nos va a pillar al principio de la Primaria. Si hay niños que a final de Casa de Niños ya saben escribir, pueden venir a usar el buzón del Taller.

Para esta actividad vamos a necesitar un buzón de correos que estará en un sitio fijo en el aula. Podemos presentarlo a principio de curso, explicar su funcionamiento y empezar a usarlo por ejemplo para enviar las invitaciones para la Gran Lección de la Historia del Dios sin Manos.

Puede ser una caja de zapatos pequeña, reciclada y decorada de forma personal por los alumnos, o si tenemos medios, un buzón realista de tamaño natural, lo más parecido a un buzón de correos convencional. También vamos a necesitar sobres y sellos (pueden ser reales o confeccionarlos en el rincón de arte).

Buzón en el aula
Buzón en el aula

Se les dice a los niños que se puede enviar correo dentro o fuera de la clase. Cuando se envía una carta se escribe el destinatario, y por detrás el remitente. Se explica que la carta se pone dentro del sobre, y en el sobre un sello. Una regla fundamental es la secuencia: cualquier persona que reciba una carta debe responder. También incluye a las maestras, que suelen recibir muchas cartas, y al resto del personal del colegio (cocineros, director,etc.) y más tarde se puede ampliar a las familias de los alumnos y al mundo exterior. Es importante explicar a todos los posibles destinatarios que deben responder a las cartas.

Se explica a los niños que cuando se envían de verdad en la calle, tienen que comprar el sello, que es lo que paga el servicio de transportar la carta a otra parte del país o del mundo. Es una forma solidaria de contribuir con unos gastos variables que les puede llamar la atención.

Tendremos un encargado del buzón (un cartero) cada semana, o si hay mucho interés al principio de cada jornada. Al principio de la misma se abre el buzón y se reparten las cartas, para ello tendrá un saco de reparto.

Si hay niños que no escriben bien todavía, pueden enviar un dibujo con su firma, y pedir a un mayor que le escriba el sobre.

Sobre
Sobre

El objetivo directo de esta actividad es estimular la escritura, aunque también indirectamente se promueve la lectura, claro, sobre todo por parte del cartero. Entre los objetivos indirectos está la comprensión del esquema de la comunicación, reforzar las relaciones en el aula y practicar la gracia y cortesía, ejercitar la identificación de otras personas, entender el concepto de privacidad, experimentar el retorno y la idea de que para recibir primero es necesario dar, motivación para pasar de la palabra a la frase, etc. Hay tantísimos objetivos cumplidos con esta actividad que debería ser obligatoria.

Como ejercicios complementarios se puede estimular la escritura creativa en formas distintas de folios (óvalos, triángulos, flores), adornos, poesía tipográfica, etc. Hacer los sobres, postales, etc, en arte, usar el mismo folio de la carta como sobre. Confeccionar invitaciones para charlas, ejemplos de publicidad, manifiestos, etc.

Montessori Reactable

La pureza y la rigurosidad de la práctica en Montessori es un tesoro: debemos preservarlo y honrarlo. Pero esto no nos debe impedir reconocer cuándo una nueva tecnología se puede utilizar para seguir los principios de su método, y aplicarlos en nuestros días. Por poner un ejemplo, en tiempos de María Montessori la principal fuente de energía era el carbón, pero no por eso voy yo hoy a ignorar la energía solar, sino que intentaré promover su conocimiento y su uso, aprovechar sus ventajas, e impulsar si es posible su desarrollo.

Reactable_Multitouch
Reactable_Multitouch

Si Maria Montessori viviera hoy estoy casi segura de que aprobaría el uso del reactable en sus aulas. Bueno, creo que se hubiera construido mucho antes un instrumento como el reactable. Y que tendrían mucha más difusión de la que tiene.

Los materiales que estamos viendo en Montessori para música son geniales: las campanas, los metalófonos, materiales naturales para los sonidos no afinados, instrumentos, pentagramas móviles, etc. No descartaría ninguno por supuesto. Pero creo que después de, o además de, todos ellos, daría paso al reactable.

Cumple con todos los requisitos de un material: está hecho con material de gran calidad, es manipulativo, es autocorrector, y es motivador. Es un constructor social del conocimiento musical. Nos puede servir como un primer acercamiento del niño a la música, incluso antes de las campanas, porque nos puede servir como ejemplo tanto de sonidos afinados como no afinados. También para niños más musicalizados, para experimentar ritmos, longitudes de onda, y finalmente, para componer. Para interpretar como hace Bjork.

Campanas Montessori
Campanas Montessori

Igual que harían al experimentar tocando un instrumento, como la guitarra o el piano, pero con la gran ventaja de que el reactable nos aporta el componente audiovisual que tiene la nueva tecnología.

Los puretas más rigoristas de Montessori ya estarán escandalizados a estas alturas, así que voy a ir más allá. Yo pondría el reactable como material fijo en el aula, ya que creo que además de para música, puede servirnos también para presentaciones de aritmética, de geometría y de educación cósmica.

Reactable Experience Sonar Kids