Archivo de la etiqueta: diario

El diario del alumno en primaria

Es difícil entender cómo podemos prescindir de los libros de texto, las lecciones magistrales y los exámenes continuos (que no es lo mismo que la evaluación continua) en el aula Montessori de primaria, sin explicar cuáles son las herramientas de que dispone el alumno y le permiten seguir su propio ritmo individual y cultivar su motivacion intrínseca hacia el trabajo autónomo.

En primer lugar, el alumno lleva un diario. Aparte de tener un álbum propio donde va archivando sus trabajos “con producto”, organizado por áreas (geometría es la más esencial, después lenguaje, aritmética, idiomas, ciencias…) y un índice de vocabulario personal, el alumno recoge en su diario la actividad que desarrolla cada día. No se trata de una agenda donde se planifica el trabajo, o de una reflexión personal sobre lo que ha pasado en el aula durante el día.

El diario es un log en el que el alumno va apuntando las presentaciones que recibe, las actividades en que participa y el trabajo que realiza, de igual manera que el guía irá registrando este trabajo en sus registros, pero de forma mucho más personal. Se registra: fecha, hora de comienzo, hora de fin, título o tema de la presentación o actividad, y detalles que puedan ayudar a “cuantificar, especificar, clarificar y embellecer”, como tickets en el caso de salidas (going-outs), tarjetas de contactos, ilustraciones, etc.

DSC_0646

¿Cuál es el propósito de este diario? Existen varias razones por las que se convierte en una potente herramienta de aula: practicar el manejo del tiempo (registro horario, diario, semanal…), practicar la escritura cursiva, la lectura, hacerse consciente de sus propios avances y metas, desarrollar un hábito organizativo, la responsabilidad, e incluso, la personalización artística si se propone que el propio alumno diseñe su diario. Por otra parte, a la guía le puede servir para detectar patrones que en su propio registro no sean evidentes, y equilibrar las áreas.

Por supuesto los niños no realizan la tarea de llevar un registro diario de la propia actividad a la perfección de forma espontánea; hay que hacer una presentación del diario, y recordar esta responsabilidad a menudo si es necesario. Es una lección típica del primer día de clase en primaria.

Sobre todo es efectivo el modelado, y que el guía tenga un precioso, cuidado y siempre actualizado diario en el que se registra ante los niños la lección que se ha dado con los detalles (fecha, hora, asistentes, algún dibujo) y básicamente lo que ha sucedido durante el día.

journal-sept-2011

Se debe ir comprobando que el uso del diario es efectivo, sobre todo al principio, y que cumple sus propósitos. Se puede hacer en los descansos, sin que el niño esté presente, o de manera respetuosa podemos preguntar al alumno si nos permite mirar su diario, y comprobar si ha registrado toda la actividad, para darle importancia, y preguntándole por ejemplo ¿Cuál es la actividad más interesante que has hecho esta semana? ¿Has hecho algún descubrimiento? ¿Qué es lo último que has hecho en biología? ¿Tienes alguna actividad los últimos días con compañeros? ¿Qué hiciste el lunes por la mañana? Existe otra modalidad, en la que uno de los puntos de la asamblea es traer preparados los diarios y compartir lo que se ha hecho con la comunidad.

DSC_1038

Anna Frank y la heroína adolescente contemporánea

Al margen de la polémica sobre la autenticidad o no del Diario de Anna Frank, suscitada sobre todo por los muchos datos de índole política y a las reflexiones profundamente filosóficas que contiene, “inauditas” para una niña de 12 años, Anna Frank nos legó el relato de la persecución nazi y una muestra de cómo la vivieron miles de niños y jóvenes. La pequeña escritora narra entre las líneas de los acontecimientos cotidianos en su encierro, en un escondite camuflado tras los muros de la fábrica en la que trabajaba su padre.

Anne_Frank_House_Model

Si, como algunos sugieren, el texto ha sido manipulado, ampliado o decorado posteriormente, sigue conteniendo el espíritu de una adolescente dotada para la literatura, que escribe por pura evasión. Nos transmite la angustia, el miedo, el horror y la impotencia que sufrieron, pero también refleja en su libro la fuerte personalidad que tuvo, y que la mantuvo a salvo por bastante tiempo en medio de las terribles circunstancias que le tocó vivir. Este año 2014 hubiera cumplido 85 años y posiblemente, en mi opinión, sería una de las mejores escritoras vivas. Según algunas fuentes, su Diario es el libro más leído en el mundo después de la Biblia.

La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores
La entrada a su escondite estaba, metafóricamente, tras una estantería repleta de archivadores

En su biografía1 se nos describe como una chica “reservada, estudiosa, bien educada” y aficionada a las matemáticas. Extrovertida y curiosa, en su libro nos describe los castigos que su profesor, Mr. Keptor, le imponía por ser muy habladora, y que consistían en escribir redacciones. Por supuesto, para Anna esto no suponía un castigo, porque le encantaba escribir y era su pasatiempo favorito; al contrario, eran retos con los que intentaba explicarle a su profesor los motivos por los que hablaba tanto, y, en ocasiones, lograba convencerle. Esta asertividad, el no aceptar las reglas porque sí, sino cuestionarlas, la perseverancia para conseguir lo que quería, y justificar sus respuestas argumentando racionalmente y con gracia y sentido del humor en muchas ocasiones, el aprovechar las dificultades aparentes y convertirlas en oportunidades… características todas del modelo de heroína adolescente. Si la Anna de 12 años hubiera vivido hoy, tendría un blog y sería Malala Yousafzai, quien ha dicho «Un niño, un profesor, un bolígrafo y un libro pueden cambiar el mundo»

Malala
Malala
Ana
Ana
Katniss
Katniss

Si Anna fuera un personaje de ficción contemporáneo, sería Katniss Everdeen. En vez de ser buena escribiendo, tendría habilidad con el arco y las flechas y conocería técnicas de supervivencia silvestre.

El prototipo de héroe adolescente es el de un individuo automotivado, independiente y autónomo con una gran responsabilidad social. Cuando se trata de heroínas adolescentes, nos enamoramos también de su capacidad para hacerse cargo de grupos más débiles, de su familia, de colectivos en riesgo (los perseguidos por los nazis, las niñas secuestradas en las escuelas de Nigeria, los habitantes del Distrito 12). Su amor por la vida, su gran autoestima y su carácter valiente y decidido les ayudan a enfrentarse a las duras circunstancias de su vida, convertidas normalmente en un objetivo político (odiadas por los nazis, por los talibanes, por los capitolinos). Tienen lo mejor de las niñas y lo mejor de las mujeres, y se mueven entre la inocencia y el instinto maternal.