Archivo de la etiqueta: tecnología

El impacto de la tecnología en la Educación

El siguiente texto es un extracto de una entrevista a Noam Chomsky en la que habla de los objetivos de la Educación, y da una opinión sobre el tema de la tecnología. Comulga con el principio de no sustituir y usar con un marco de referencia crítico apropiado. Resumiría admitiendo cualquier tecnología que nos ayude a saber qué buscar, o sea, que sea una tecnología conectada.

Gummihammer_____________________________

Ha habido ciertamente un crecimiento muy sustancial en nuevas tecnologías: de comunicación, información (acceso e intercambio) o en la naturaleza de la cultura de la Sociedad. Pero debemos tener en cuenta que los cambios tecnológicos que están ocurriendo, a pesar de ser significativos, no tienen, ni de lejos, el mismo impacto que los avances tecnológicos de hace alrededor de un siglo. El cambio, si hablamos sólo de comunicación, de una máquina de escribir a una computadora o del teléfono al correo eléctronico es significativo, pero no se puede comparar con el cambio de barcos de vela al telégrafo: la reducción en eI tiempo de comunicación, por ejemplo entre Inglaterra y los Estados Unidos, fue extraordinaria comparada con los cambios que están ocurriendo ahora. Lo mismo ocurre con otros tipos de tecnología: algo tan sencillo como el agua corriente y el alcantarillado en las ciudades tuvo enormes consecuencias para la salud; mucho más que el descubrimiento de los antibióticos. Los cambios actuales son reales y significativos, pero debemos reconocer otros que ocurrieron y cuyos efectos fueron mucho más drásticos.

En cuanto a la tecnología en la educación, debe decirse que la tecnología es algo neutro. Es como un martillo: al martillo no le importa si lo usas para construir una casa o si un torturador lo usa para aplastarle el cráneo a alguien. El martillo puede hacer ambas cosas. Es lo mismo con la tecnología moderna. Por ejemplo: internet es extremadamente valiosa si se sabe lo que se está buscando; yo la uso todo el tiempo en mi investigación. Si se sabe lo que se está buscando, si se tiene una especie de marco de referencia, que nos dirige a temas particulares y nos permite dejar al margen muchos otros, entonces puede ser una herramienta muy valiosa. Por supuesto, uno debe estar siempre dispuesto a preguntarse si el marco de referencia es el correcto: tal vez algo que encontremos cuestionará la forma en que vemos las cosas. No se puede perseguir ningún tipo de investigación sin un marco de referencia relativamente claro que dirija la búsqueda y que ayude a seleccionar lo que es significativo y lo que no lo es, Io que hay de que dejar de lado, a lo que hay que darle seguimiento, lo que merece ser cuestionado o desarrollado.

No se puede esperar que alguien llegue a ser, por así decirlo, biólogo, nada más con darle acceso a la biblioteca de biología de la Universidad de Harvard y diciéndole: “léela”. Eso no le sirve de nada, y el acceso a internet es lo mismo: si no se sabe lo que se está buscando, si no se tiene idea de lo que es relevante, dispuestos a cuestionarse esta idea, si no se tiene eso, explorar en internet es sólo tomar al azar hechos no verificables que no significan nada.

thm_young_frankstein

Entonces, detrás de cualquier uso significativo de la tecnología contemporánea, como internet, sistemas de comunicación, gráficos o lo que sea, a menos que detrás de ese uso haya un aparato conceptual bien dirigido, bien construído, es poco probable que este resulte útil, y hasta podría ser dañino. Si se toma un hecho incierto aquí y otro allá y alguien los refuerza, terminamos con un panorama que tiene algunas bases objetivas, pero nada que ver con la realidad. Hay que saber cómo evaluar e interpretar para entender.

Volviendo a la biología, la persona que gana el premio Nobel no es la que lee más artículos y toma más notas; es la persona que sabe qué buscar. Cultivar esa capacidad para buscar lo que es significativo y estar siempre dispuesto a cuestionar si estamos en el camino correcto, de eso es de lo que debe tratar la educación, ya sea usando computadores e internet o lápiz, papel y libros.

Montessori Reactable

La pureza y la rigurosidad de la práctica en Montessori es un tesoro: debemos preservarlo y honrarlo. Pero esto no nos debe impedir reconocer cuándo una nueva tecnología se puede utilizar para seguir los principios de su método, y aplicarlos en nuestros días. Por poner un ejemplo, en tiempos de María Montessori la principal fuente de energía era el carbón, pero no por eso voy yo hoy a ignorar la energía solar, sino que intentaré promover su conocimiento y su uso, aprovechar sus ventajas, e impulsar si es posible su desarrollo.

Reactable_Multitouch
Reactable_Multitouch

Si Maria Montessori viviera hoy estoy casi segura de que aprobaría el uso del reactable en sus aulas. Bueno, creo que se hubiera construido mucho antes un instrumento como el reactable. Y que tendrían mucha más difusión de la que tiene.

Los materiales que estamos viendo en Montessori para música son geniales: las campanas, los metalófonos, materiales naturales para los sonidos no afinados, instrumentos, pentagramas móviles, etc. No descartaría ninguno por supuesto. Pero creo que después de, o además de, todos ellos, daría paso al reactable.

Cumple con todos los requisitos de un material: está hecho con material de gran calidad, es manipulativo, es autocorrector, y es motivador. Es un constructor social del conocimiento musical. Nos puede servir como un primer acercamiento del niño a la música, incluso antes de las campanas, porque nos puede servir como ejemplo tanto de sonidos afinados como no afinados. También para niños más musicalizados, para experimentar ritmos, longitudes de onda, y finalmente, para componer. Para interpretar como hace Bjork.

Campanas Montessori
Campanas Montessori

Igual que harían al experimentar tocando un instrumento, como la guitarra o el piano, pero con la gran ventaja de que el reactable nos aporta el componente audiovisual que tiene la nueva tecnología.

Los puretas más rigoristas de Montessori ya estarán escandalizados a estas alturas, así que voy a ir más allá. Yo pondría el reactable como material fijo en el aula, ya que creo que además de para música, puede servirnos también para presentaciones de aritmética, de geometría y de educación cósmica.

Reactable Experience Sonar Kids

 

Juegos de mesa de economía y finanzas (I)

Una de las formas más divertidas y efectivas de adquirir y fijar un conocimiento es a través del juego. Nos permite experimentar roles y tomar decisiones para avanzar, y si está bien diseñado, nos expone a situaciones infinitas que tienen su traducción en la vida real.

En este trabajo, Henry Jenkins y otros hablan sobre el potencial de los juegos en la educación, y empieza recordando el argumento de la novela El juego de Ender de Orson Scott Card, en el que se instruye a los reclutas más brillantes desde que son niños para enviarles a la guerra, siempre a través de juegos, tanto electrónicos como físicos.

El juego de Ender
El Juego de Ender

Además de para matar insectores, para aprender cosas sobre economía y finanzas, o sobre sus bases, puede servir cualquier juego en el que la estrategia y la negociación marquen la diferencia entre ganar o perder. La suerte también debe intervenir, por supuesto, como lo hace en la vida real, pero si el juego está bien balanceado una buena estrategia debe poder sobreponerse a un golpe de suerte (buena o mala). Los juegos de azar nos pueden enseñar también sobre la materia, pero más bien sobre lo que no se debe hacer.

Yo he aprendido bastantes cosas gracias a los juegos de estrategia (en tiempo real y por turnos). Creo que el primero fue el Civilización de Sid Meier. El Age of Empires, su continuación Age of Kings y en especial su expansión Age of Conquerors me absorbieron durante una temporada. Hubo unos cuantos también de administración de recursos y gestión de ejércitos y sociedades, como el Starcraft, el Warcraft, Dune, Command and Conquer, etc. Todos ellos, con otros jugadores online tienen una vertiente de negociación muy potente, con alianzas, traiciones, sinergias, etc.

Civilization 1
Civilization 1

También son bastante aprovechables los simuladores, que te permiten ser el gestor tanto de ciudades, como el original SimCity, como de todo tipo de negocios e instituciones (suelen llevar la palabra Tycoon (magnate) como sufijo), ya sea un parque de atracciones (RollerCoaster Tycoon), un emporio logístico (Transport Tycoon), una granja, un hotel, un zoo, un hospital, un complejo turístico, hasta había uno que gestionabas el cielo y el infierno, y cuyo nombre no recuerdo (quizá fuera God?).

El origen de todos estos juegos electrónicos son los juegos de mesa (o de tablero en su acepción más retro). Los juegos de mesa tienen su encanto, además te permitían jugar con otras personas cuando aún no había internet. Y luego, cuando había internet, si se iba la luz. En el sur de España no somos muy dados a los juegos de tablero (por lo menos, no a los de estrategia), yo creo que por el tema del clima que nos ha hecho ir más a la calle, al contrario que en zonas del Norte de España y sobre todo en Europa, donde tienen mucho arraigo. Pero una vez que se conocen es muy fácil aficionarse a ellos.

Market Madness
Market Madness

Los juegos de mesa tienen unas enormes posibilidades en el aula, porque además de permitir participar a un grupo grande de jugadores (que se pueden organizar en equipos), poseen el aspecto manipulativo que es tan pedagógico y nos permite asociar la experiencia sensorial al aprendizaje. Además, casi seguro que los alumnos van a jugar a los juegos electrónicos por su cuenta.

Por eso propongo los siguientes juegos de mesa para introducir en las clases de educación financiera:

– En la línea de los que veníamos hablando en su versión electrónica, hay muchos buenos juegos de mesa de estrategia, administración de recursos y negociación, como Caylus, Colonos de Catán, Puerto Rico, etc.

Monopoly y Antimonopoly. El Monopoly es el primer juego en el que habrás pensado al leer el título de este post. Es el más clásico, y creo que también el más aburrido. El objetivo es hacerse rico a través de las propiedades inmobiliarias. En respuesta a este juego, un profesor universitario diseñó en los años 70 el Antimonopoly, en el que la ciudad está “monopolizada” al principio del juego, y los jugadores compiten para devolverla a un sistema de mercado libre.

Antimonopoly
Antimonopoly

– En realidad, el contrario del Monopoly no es el Antimonopoly, sino el Bancarrota, en el que gana el jugador que más rápido pierda un millón de euros. Al comenzar tenemos un fajo de billetes y un paquete de acciones, y entre las múltiples formas de gastar el dinero hay que jugar en casinos, derrochar en lujos y apostar en la bolsa y en las carreras.

Acquire, en el que un magnate debe usar los mecanismos de fusión, adquisición, splits, para hacerse con el mayor imperio inmobiliario costero.

Wealth of Nations – bastante abstracto, simula varios aspectos de la economía como la banca y las inversiones que hay que desarrollar para una nación entera.

(continúa…)

Android meets Montessori

Esperando mientras consigo ver algo de la luna roja que se va a producir en breve, estoy trasteando con el tablet de mi hija mayor, buscando aplicaciones que puedan motivar su amor por las matemáticas.

Veo algunas apps curiosas, pero para niños más pequeños, como los encastres, alfabetos, y las sandpaper letters and numbers, que son los números y letras que la Dra Montessori recortó en papel de lija y pegó en madera para que los niños siguieran su contorno y aprendieran su forma antes de leer y escribir.

letras de lija
Letras de lija

El Mobile Montessori contiene la Torre Rosa, la Escalera Marrón, unir formas y colores. Claro que no puede emular el manipulado de las piezas reales, pero es una introducción. Otra aplicación llamada Learn Montessori 123 numbers (parece que 0-6 años) en principio es bastante completo sobre todo en juegos de asociación y correspondencias.

torre rosa
Torre Rosa

Para manipular simbólicamente los números he encontrado una aplicación en portugués (¿brasileiro?) con las perlas doradas, que permite trabajar en tres bases, 3, 5 y 10. Se llama Multibase. Bastante sencillo, no creo que le dure ni dos asaltos (aunque nunca se sabe, porque es capaz de cepillar y lavarle los dientes a un perrito virtual durante semanas).

He encontrado otro de agilidad de cálculo, el Math Maniac, en el que hay que encontrar combinaciones de números en 10 segundos que igualen un número que aparece en una esquina. Otro parecido, aunque más relajado (45 segundos por pregunta) tiene todas las operaciones (incluso fracciones, mayor y menor, etc.) y 8 niveles; se llama Kids Math. Otro parecido, Math Balloons, que protagonizan unas hormigas y parece más simpático. Probaremos todos.

Mobile Montessori app
Mobile Montessori app

 

No he visto nada más de interés de momento, quiero decir en matemáticas, porque hay aplicaciones de geografía, cuerpo humano, animales, en general cultura, vida práctica y lengua bastante interesantes, pero de momento estamos con las matemáticas y por nuestro bien, hay que dosificar. Parece que en iOS hay algo más de oferta Montessori.

Son casi las 8 de la mañana y no terminan de conectar los del Proyecto Gloria, así que dejo el vídeo promocional con ruinas incas incluidas para dar aún más suspense magufo al tema de la tetrada.

 

Contrato de uso del tablet para mis hijos

Las pasadas Navidades los Reyes Magos trajeron a mis hijos de 4 y 7 años un tablet, pero a cambio firmaron el siguiente contrato:

0. Si no cumplo alguna de las reglas, me quedaré sin tablet un día y tendré que volver a leer este contrato con papá y mamá.

1.  Papá y mamá siempre sabrán mis contraseñas.

2. Entregaré el tablet a las 8 de la noche del Domingo hasta las 6 del Viernes siguiente. En caso de que me dejen usarlo durante la semana, nunca antes de las 8 de la mañana ni después de las 10.

3. Solo lo sacaré de casa con permiso de papá y mamá. Nunca lo llevaré al colegio, y tendré especial cuidado con él en los sitios públicos.

4. Lo cuidaré, no lo golpearé, lo alejaré del agua y de la comida (sobre todo de la piscina y del cuarto de baño), lo vigilaré para que no me lo roben o rompan, y limpiaré y secaré mis manos antes de usarlo.

5. Mantendré la batería cargada, y el cargador guardado en su sitio. Si cuando vaya a usarlo no está cargado, esperaré a que cargue del todo para empezar, sin quejarme.

6. Si se rompe o estropea, tendré que ayudar con dinero de mi hucha para la reparación. Durante el tiempo que esté en reparación, no me quejaré.

7. En los sitios públicos como los restaurantes, o donde pueda molestar a alguien, pondré el sonido muy bajito. Si alguien me dice que le molesta, lo quitaré del todo. Y si a alguien le molesta que use la tablet por cualquier razón, la apagaré y la guardaré, con una sonrisa.

8. Si papá y mamá consideran que no debo usar algún programa, estaré de acuerdo en desinstalarlo, y sin quejarme.

9. No tengo obligación de compartir mi tablet con nadie que yo no quiera, pero si hay pelea o problemas con algún niño por el tablet, lo apagaré y lo guardaré, sin quejarme.

el contrato social

Estas cláusulas están basadas en el contrato del Iphone de Gregory, que J.B. Hoffman hizo firmar a su hijo cuando le regaló un móvil, y que se hizo viral en unas pocas horas.

Antes de firmarlo, también yo hice examen de conciencia sobre mis propias obsesiones, para intentar no darles mal ejemplo con mi (mal) uso de la tecnología. Creo que es una ocasión extraordinaria para fortalecer el carácter, el lóbulo frontal (donde se aloja el control de impulsos), la voluntad, y para acostumbrarse a un uso racional de un recurso tan adictivo.

Sobre las razones por las que los Reyes les han traído este regalo cuando la mayoría de sus compañeros de clase y primos aún no tienen ningún gadget, escribiré en otra ocasión.

texas ordenador infantil