A través de la cocina aprendemos y experimentamos, viajamos en el tiempo y el espacio. Compartimos y sentimos.    

Todo eso lo podemos hacer a la vez a través de la elaboración de estos Rollicos de Jerez, unos rollicos típicos de navidad en la que madres, hijos, hijas, padres, abuelas o abuelos meten las manos en la masa y a través de una receta tan tradicional se reúnen en torno a la cocina, aprenden y comparten un momento especial a la vez que trabajan las matemáticas mientras pesan y miden las cantidades. Trabajan la lectura a través de la interpretación de la receta, desarrollan la psicomotricidad en la destreza con la que elaboran los rollicos, aprenden química mediante su cocinado, evocan recetas de antaño y comparten amor y cariño en la realización de la misma.

ROLLICOS DE JEREZ

Ingredientes:
– 125 ml de vino de Jerez.
– 500 gr de harina.
– 1 taza de café de azúcar blanco.
– 250 ml de aceite de girasol.
– 3 gaseosas dobles.
– 500 gr de azúcar glass.

Elaboración

1. Ponemos la harina en un bol junto a las gaseosas y mezclamos con ayuda
de un tenedor.
2. Añadimos el azúcar y mezclamos con ayuda de un tenedor de nuevo.
3. Añadimos el vino de Jerez y el aceite de girasol y mezclamos con ayuda de
una espátula hasta tener una masa suave y homogénea.
4. Dejamos reposar una hora.
5. Transcurrida una hora precalentamos el horno a 190º con calor arriba y
abajo.
6. Hacemos rollicos pequeños con forma de lazo con ayuda de las manos y los
vamos colocando en papel de horno sobre una bandeja de horno.
7. Horneamos a 190º durante 15 minutos hasta que veamos que están
dorados.
8. Sacamos del horno.
9. Ponemos el azúcar glass en un bol y rebozamos los rollicos aún calientes
para que se impregnen bien del azúcar.
10. Emplatamos y ¡a comer!